Saltar al contenido

Equípate para la vuelta al cole con todo lo necesario para practicar deporte

Protege tus ojos y oídos al practicar deporte con gafas y tapones para piscina

Hemos entrado en septiembre, mes de volver a la rutina y a las responsabilidades, dejar los excesos atrás y volver a cuidarse con una dieta equilibrada y un poco de ejercicio. Para los más pequeños de la casa, la vuelta al cole también significa practicar deporte con más regularidad, ya sea en el colegio o en extraescolares. 

Para prepararlos para su nueva rutina y equiparlos con todo lo necesario para no dejar nada a la improvisación, desde Medical Óptica Audición queremos mostrarte los productos imprescindibles para proteger los ojos y oídos de grandes y pequeños al practicar deporte, para hacerlo de forma segura y cómoda. ¿Los conoces ya?

¡Al agua patos! Gafas de piscina, también graduadas

Para nadar con comodidad y tener rendimiento al practicar este divertido y completo deporte, además de contar con un buen gorro y bañador, unas gafas de natación son el accesorio fundamental. 

Sin embargo, la mayoría de las personas con algún problema de vista como la miopía, hipermetropía y astigmatismo las utilizan sin ningún tipo de graduación. ¿Son realmente necesarias las gafas de natación? ¿Qué pasa si las llevo sin graduar mientras nado?

La función principal de las gafas para nadar es evitar que el ojo entre en contacto directo con el agua, lo que puede provocar irritación ocular química por los agentes como el cloro y las bacterias de la piscina o la sal y contaminantes del mar. 

A esto se le añade el riesgo de infecciones corneales, o la aparición de una afección típica de las piscinas: la conjuntivitis vírica folicular con hiperemia, una condición transmisible y bastante contagiosa.

Para proteger los ojos, las gafas de natación se fijan alrededor del ojo, creando una cámara de aire que evita que entre el agua. 

Y si tienes miopía, hipermetropía o astigmatismo, para ver bien y nadar de forma segura lo mejor será llevar una corrección óptica. Para ello tienes dos opciones: utilizar lentillas y llevar unas buenas gafas para nadar por encima, o tener unas gafas de natación graduadas. 

Si optas por combinar lentillas y gafas para nadar sin graduar, deberás asegurarte de que las gafas están bien fijadas al rostro y que no resbalen para que no entre agua, lo que además de irritar el ojo podría dañar la estructura de la lentilla.

Algunos consejos a tener en cuenta antes de comprar tus gafas de natación

A la hora de elegir el modelo de gafas para nadar idóneo, deberás fijarte en características como:

  • La talla: es importante elegir la talla adecuada para asegurar que las gafas son cómodas, se adaptan al rostro y protegen adecuadamente los ojos al nadar. Te recomendamos optar por una gafa de natación con correa adaptable, para una sujeción cómoda a la cabeza y cara.  
  • Tratamientos anti-vaho: evita la necesidad de un spray anti-vaho para gafas de nadar con este recubrimiento en los cristales con el que no sufrirás los clásicos empañamientos producidos por los cambios de temperatura. 
  • Puente: el puente de la nariz puede ser fijo o intercambiable para un ajuste individual en varias posiciones para conseguir un agarre óptimo personalizado según la distancia interpupilar y la forma nasal. 
  • Elige materiales de calidad y bordes suaves para mayor flexibilidad y una fijación acolchada y cómoda.
También te recomendamos leer:
Estas Navidades regala salud visual

Y para los oídos, tapones a prueba de agua

Protege tus oídos en la piscina con tapones a medida

Tanto a niños como a adultos nos encanta disfrutar del agua y de nadar en cualquier estación, pero que nos entre agua a los oídos no es tan bienvenido. No solo es una sensación desagradable, sino que tener que inclinarse hacia un lado y el otro para que los conductos auditivos queden libres de agua es incómodo y puede ser insuficiente. 

Además, que nos entre agua de la piscina en los oídos es un caldo de cultivo para cualquier infección. Es más, ir a la piscina en otoño o en invierno supone experimentar los cambios de humedad y de temperatura de la calle a la piscina, lo que facilita la aparición de otitis. Una solución asequible y sencilla para que no entre agua dentro del oído es usar tapones. 

Son pequeños y ligeros, por lo que no ocupan prácticamente nada en la mochila o bolsa de gimnasia, y su peso reducido no afecta al rendimiento. También son buenos aislantes de ruido al nadar, por lo que los tapones permiten estar concentrado y evitar posibles distracciones mientras proteges tu audición. 

Ten en cuenta que en el caso de los niños, la higiene de los tapones de oídos es crucial. 

Estos deben limpiarse tras cada uso con jabón y un cepillo de dientes suave, para llegar a todas las hendiduras. Para una limpieza en profundidad y evitar utilizar un tapón cubierto de bacterias o la infección de otros días, lo mejor es utilizar alcohol. Al introducir los tapones al canal auditivo, asegúrate de que están perfectamente secos

Cabe destacar que el conducto auditivo externo es una estructura elástica que varía con los movimientos de la boca, por lo que, para sellar el oído y evitar la entrada de agua, el material más indicado para los tapones de oídos es la silicona. Igualmente, decantarse por unos tapones de oídos personalizados a medida reducirá significativamente el riesgo de que pueda entrar agua.

Cada septiembre desde Medical Óptica Audición recomendamos hacer una revisión visual exhaustiva a los niños, para ayudarles en el desarrollo de sus capacidades y su rendimiento escolar y deportivo. Pide cita en tu centro más cercano y consulta las ofertas de productos para practicar deporte que ponemos a tu disposición, nuestros especialistas te asesorarán con toda la información que necesites.