Saltar al contenido

Nistagmo, el movimiento involuntario de los ojos

Conoce el Nistagmus, el movimiento involuntario de los ojos

Estás viajando en coche o en tren y miras el paisaje por la ventanilla. Sigues con la mirada los árboles o postes de luz. Los saltos o movimientos rápidos que realizan tus ojos para seguir estos elementos son denominados nistagmo optocinético o fisiológico. Pero… imagina experimentar este movimiento de los ojos de forma involuntaria y constante. 

Por norma general, las personas tenemos un dominio total del movimiento de nuestros ojos. Sin embargo, hay quienes no pueden controlar su movimiento ocular, y experimentan un temblor constante. En este caso, se trata de la patología denominada nistagmo, presente en 1 de cada 1.500 personas en el mundo. A continuación te contamos qué es y cómo afecta a aquellos que lo tienen.

*NOTA: el nistagmo consiste en un temblor involuntario del glóbulo ocular, no ha de confundirse con el temblor del párpado denominado blefaroespasmo.

¿Qué es el nistagmo?

El nistagmo o nistagmus es un síndrome que consiste en una oscilación o movimiento rítmico, rápido e involuntario de uno o ambos ojos. Puede ser congénito o adquirido y aparecer a cualquier edad. 

El movimiento puede ser vertical, horizontal, rotatorio, oblicuo o una combinación de estos. La persona con nistagmo puede mostrar cambios bruscos en la velocidad y el movimiento del ojo. Este movimiento rítmico tiene dos fases: una de ida y otra de vuelta. Cuando ambas fases son simétricas en su velocidad se denomina nistagmus pendular, y cuando son asimétricas, siendo la oscilación más rápida en un lado que en otro, se trata de nistagmus en resorte

via Gfycat

Como te puedes imaginar, este vaivén incontrolable de los ojos dificulta mucho el fijar la mirada en un punto concreto, impidiendo ver con claridad y centrar la atención. Esto se traduce en serios problemas de visión que pueden venir acompañados de náuseas, vómitos y mareos.

Imagina intentar leer un papel que se mueve o unas letras que vibran.

En algunos casos, el nistagmo puede tener un punto muerto en el que, colocando la cabeza en una posición concreta, el movimiento del ojo es mínimo y hasta puede llegar a desaparecer. Para alcanzar este punto o ángulo en el que se disminuye la amplitud del movimiento y se mejora la agudeza visual, la persona busca y adopta posiciones compensatorias anómalas de la cabeza y cuello de forma prolongada, lo que deriva en problemas de tortícolis.

Causas y síntomas: así se manifiesta el nistagmo

El nistagmo está asociado al mal funcionamiento del sistema nervioso central, el área del cerebro encargado de controlar el movimiento. Aunque todavía no se conoce muy bien la naturaleza de estas anomalías, se sabe que pueden aparecer por múltiples causas como  tumores cerebrales, accidentes vasculares, administración de determinados fármacos, trastornos hereditarios, catarata congénita, glaucoma, toxoplasmosis, coloboma, albinismo, distrofia retiniana, etc.

El principal síntoma producido por el movimiento involuntario de los ojos es una disminución de la visión, el equilibrio y la coordinación. 

Esta oscilación continua del ojo no permite enfocar bien la mirada en el objeto, y la imagen no se proyecta nítida sobre la retina, lo que se traduce en problemas de visión, de equilibrio, mareos, sensibilidad a luces brillantes y dificultad para ver en la oscuridad. Estos síntomas se intensifican con el cansancio y el estrés.  

Dependiendo de su origen, hay dos formas de nistagmo:

  • El Síndrome de Nistagmo Infantil (SNI), que es congénito y está presente al nacer. Puede estar acompañado de estrabismo y generalmente se asocia con una falta de visión severa, siendo en el 80% de los casos una consecuencia de otras enfermedades. Se manifiesta entre las 8 y las 12 semanas de vida e impide un correcto desarrollo del ojo. Aunque en algunos casos puede haber un historial familiar de esta enfermedad, el nistagmo congénito ocurre espontáneamente, sin lazos genéticos.
  • El nistagmo adquirido puede aparecer tanto en la infancia como en la edad adulta debido a una lesión o enfermedad grave. Se detecta tanto debido al temblor de los ojos como porque las personas suelen desarrollar el hábito de girar la cabeza hacia un lado o bajar la barbilla al fijarse en un punto aislado. 
También te recomendamos leer:
Revisiones visuales a partir de los 40 años

En los casos de nistagmo adquirido, los movimientos resultan muy incómodos y se perciben con mucha intensidad debido a una sensación de que el espacio está en continuo movimiento, condición denominada como oscilopsia

No obstante, aquellas personas que nacen con nistagmo no experimentan una sensación visual de movimiento de su entorno, al no tener referencias previas de la vida sin nistagmo. Para estos últimos, únicamente aparecerán dificultades a la hora de fijar la mirada en puntos concretos. En ambos casos se recomienda una evaluación oftalmológica y consultar con especialistas como otorrinos y neurólogos. 

Asimismo, también existe un tipo de nistagmus llamado latente, que sólo aparece cuando se tapa un ojo y desaparece cuando el individuo tiene los dos ojos abiertos. El nistagmus latente con frecuencia acompaña al estrabismo. 

¿Tiene tratamiento?

El nistagmus es una afección no degenerativa de difícil tratamiento. Aunque algunos tipos de nistagmo congénito pueden mejorar con la edad, la mayoría no tiene cura definitiva. Sin embargo, se pueden tomar una serie de medidas paliativas:

  • Corregir el error refractivo: ayuda a estabilizar la fijación y mejorar la agudeza visual. Pueden ser especialmente útiles las lentes de contacto o las gafas, que evitan ciertas aberraciones prismáticas por la descentración inducida por el movimiento de los ojos. 
  • Terapia visual: para mejorar la convergencia fusional, se trabaja la supresión. Se le enseñan al paciente técnicas de gimnasia ocular para controlar su nistagmo y estabilizar la fijación que han mostrado ser de gran utilidad. En los casos en los que la agudeza visual es muy baja, el paciente puede beneficiarse de ayudas de baja visión. 
  • Medicamentos: para tratar los vértigos y la osciloscopia (sensación visual de movimiento) se recetan determinados fármacos. Si el nistagmo proviene de problemas metabólicos, tóxicos, vasculares o infecciosos, se prescribirán tratamientos sistémicos. 
  • Cirugía: para evitar posiciones anómalas de la cabeza y con el fin de mejorar la estética, esta intervención tiene el objetivo de trasladar el punto de bloqueo del nistagmo hacia la posición primaria de la mirada mediante resección-recesión de los músculos extraoculares horizontales. Al reducir el movimiento del nistagmo, también se conseguirá una mejoría en la agudeza visual. 

Con la terapia complementaria y medidas de rehabilitación adecuadas, las repercusiones de la enfermedad pueden mejorar considerablemente, disminuyendo la intensidad de los movimientos y mejorando la percepción visual, así como corrigiendo las posiciones anómalas de la cabeza. 

¿Puedo hacer vida normal con nistagmus?

Las personas diagnosticadas con nistagmo requieren de una atención especial por parte de profesionales de varias disciplinas para determinar su etiología y tratamiento. En la mayoría de los casos, lo único que se conseguirá mediante las medidas aplicadas será mejorar la calidad de vida del paciente. 

El nistagmo dificulta la visión tanto a distancia como de cerca, y dependiendo del grado de capacidad visual dado por el nistagmus, este nos impedirá desempeñar actividades como conducir o derivará en problemas académicos

Esto es debido a una mala comprensión lectora, ya que los ojos no pueden realizar los movimientos sacádicos y fijaciones oculares necesarias para reconocer las palabras globalmente o cambiar de renglón. Además, el esfuerzo realizado enseguida produce fatiga.  

Para combatirlo, las personas con nistagmo emplean lupas o leen textos con letras grandes, ya sea en libros, ordenadores o móviles. Las características de accesibilidad de la tecnología actual han resultado esenciales para la vida cotidiana, siendo de gran ayuda en múltiples actividades tanto laborales como de ocio. Cambiar el contraste, el brillo, el color, el tamaño de la fuente, usar el zoom o lectores de pantalla han sido de gran ayuda en este sentido. 

No hay cura para esta afección, pero sí se pueden lograr mejoras significativas, tanto funcionales como estéticas, lo cual puede ser muy importante para el desarrollo personal y del autoestima.  

Sabías que…

Según el cuadro español de enfermedades profesionales, el nistagmo está reconocido como la enfermedad profesional de los mineros. Se considera que está provocado por cambios bruscos de luz a oscuridad y viceversa, por la posición durante el trabajo, estrés, intoxicación de gases y malas condiciones de iluminación.