Cómo saber si necesito gafas: 7 pistas que te dan tus ojos

Cómo saber si necesito gafas para ver

¿Alguna vez has tenido que entrecerrar los ojos para ver bien y te has preguntado si necesitas gafas? ¿O te has probado las gafas de un amigo y te has dado cuenta de que veías mejor?

Seguramente ya conoces algunos de los síntomas más comunes que indican que deberías usar gafas graduadas: no ver bien la pizarra en clase, tener que acercar el móvil a la cara para poder leer o ver borroso en la distancia.  

Si te preguntas cómo saber si necesitas gafas, la única forma de saberlo con certeza es pidiendo cita para una revisión visual con el oftalmólogo

Pero si todavía no lo tienes claro o piensas que se trata de algo pasajero, aquí te explicamos cuáles son los signos más evidentes que pueden ayudarte a decidir si ha llegado el momento de plantearse empezar a llevar gafas o lentillas. 

Empiezo a ver mal: ¿ha llegado el momento de ponerme gafas?   

Los errores de refracción no llegan de repente, ni las dioptrías aparecen de la noche a la mañana, sino que van en aumento gradualmente. Puede pasar un tiempo hasta que empieces a notar que ya no distingues los objetos o las letras igual de bien que antes.

Inicialmente, puede que pienses que se trata de algo pasajero, que tienes la vista cansada o que con frotarte los ojos o descansar, volverás a ver bien. Y a menudo, la explicación más sencilla, puede ser la correcta. 

Es posible que estés experimentando síntomas de vista cansada o se trate de molestias ocasionales por el estrés o por un esfuerzo visual prolongado. Para aliviar estas molestias, prueba con estos sencillos ejercicios visuales: 

  • Alternar el enfoque de cerca y de lejos.
  • Parpadear varias veces rápidamente para provocar la lagrimación y evitar la sequedad ocular. 
  • Guiñar varias veces alternando un ojo y el otro.
  • Masajea suavemente las cuencas de los ojos sin ejercer presión.
  • Parpadea fuerte ejerciendo una ligera presión y manteniendo los ojos cerrados durante 2-3 segundos.
  • Evita frotarte los ojos o ejercer presión con los dedos. 

7 señales que indican que necesitas gafas 

Sin embargo, si la visión sigue sin ser buena al cabo de 2 o 3 días, deberías barajar la posibilidad de que necesitas gafas. Si ya has descartado las molestias visuales pasajeras y transcurridos varios días, algunos de los síntomas que enumeramos a continuación persisten, deberías acudir a un oftalmólogo para una revisión visual

Tener que entrecerrar los ojos para poder ver con claridad

En ocasiones, entrecerrar los ojos puede ayudar a mejorar ligeramente la visión si tienes dificultad para ver de lejos o de cerca, sobre todo si se trata de letra pequeña o detalles minuciosos.

Asimismo, al entrecerrar los ojos, lo que estás haciendo es forzar la pupila a actuar como una lente frente a la luz, reduciendo el ruido lumínico y consiguiendo mejorar el enfoque. Sin embargo, esta práctica puede derivar en otros problemas oculares si se realiza a menudo y de forma prolongada en el tiempo.   

Tener que entrecerrar los ojos para poder ver con más claridad es un claro síntoma de problemas para ver de cerca o de lejos. ¿La solución? Programar un examen óptico que determine con certeza si necesitas gafas o si se trata de otra afección. 

Ojos llorosos, cansados o enrojecidos

Los ojos rojos o cansados son otro claro indicio de problemas refractivos como miopía, hipermetropía o astigmatismo. Por otro lado, el lagrimeo también puede ser un síntoma de problemas de visión. 

No obstante, el lagrimeo también puede indicar otros problemas como alergias, sequedad ocular o incluso un problema de tiroides. Si notas que te lloran los ojos en exceso, pide cita con tu oftalmólogo o con tu médico de cabecera. 

Visión borrosa o doble

Si tienes dificultad para enfocar objetos o elementos que ves como borrosos o difuminados de lejos o de cerca, lo más probable es que necesites llevar gafas. Igualmente, si mientras conduces te resulta difícil leer las señales de tráfico, o te cuesta leer el texto de los libros, el móvil o las etiquetas en el supermercado, es posible que necesites gafas. 

Por su parte, la diplopía o visión doble puede ser un indicio de trastornos oculares como cataratas y otros trastornos oculares que varían en gravedad, así como por defectos refractivos no corregidos como el astigmatismo

Dolores de cabeza frecuentes y mareos

Lo mismo ocurre con los dolores de cabeza, que pueden deberse a muchas causas. Sin embargo, los dolores de cabeza frecuentes, sobre todo al mediodía o después de utilizar pantallas durante varias horas, pueden ser un signo de problemas de visión. 

También te recomendamos leer:
¿Cuál es el efecto de las pantallas en la vista de los niños?

Esto se debe a que, cuando tenemos problemas refractivos sin tratar, forzamos la vista para poder enfocar y tratar de ver una imagen nítida, lo que afecta al sistema neurológico; las cefaleas a menudo pueden estar acompañadas de una sensación de mareo, así como ojos llorosos y sensación de picor.

Dificultad para ver líneas rectas 

Mirar una línea recta que parece estar ondulada o torcida es otra pista de que puedes estar teniendo un problema de visión. La visión distorsionada es un síntoma común de varias afecciones visuales: 

  • Defectos refractivos como el astigmatismo
  • Problemas relacionados con la edad
  • Patologías como la degeneración macular

Ceguera nocturna o nictalopía 

Cuando tienes que ir desde tu habitación hasta el cuarto de baño por la noche, ¿te cuesta distinguir los objetos y calcular las distancias en la oscuridad? ¿Conducir de noche te resulta más difícil que antes? Puedes estar experimentando ceguera nocturna. 

Las causas de esta afección varían desde el uso de ciertos fármacos, cataratas, deficiencia de vitamina A, así como la miopía, en cuyo caso, se deberán usar gafas o lentillas. 

Ver halos luminosos o puntos flotantes

Los ojos de las personas con miopía o hipermetropía no enfocan la luz en la retina como deberían, dando lugar a halos luminosos alrededor de los objetos, así como puntos flotantes. 

En el control visual, explícale al oftalmólogo si ves deslumbramientos o halos luminosos, lo que le ayudará a dar con el tipo de corrección adecuada para tu error refractivo. 

¿Qué problemas oculares requieren el uso de gafas?

Tras realizarte una revisión visual en profundidad y trazar un plan de acción para corregir los defectos refractivos de tus ojos, entre los diagnósticos más habituales encontramos: 

  • Miopía: visión borrosa o poco clara de lejos. Problemas para distinguir la cara de las personas, las señales de tráfico al conducir y ver bien la pizarra. Verás puntitos como pequeñas moscas flotantes al mirar de un lado a otro. La miopía también suele estar acompañada de dolor de cabeza. 
  • Hipermetropía: vista borrosa de cerca. Está asociado a picor y dolor de ojos, cansancio ocular y entrecerrar los ojos para ver de cerca, lo que deriva en cefaleas.  
  • Astigmatismo: visión distorsionada tanto de cerca como de lejos. Dificultad para ver los contornos de los objetos u elementos con claridad, así como problemas para ver bien en condiciones de poca luminosidad. También está acompañado de dolores de cabeza recurrentes. 
  • Presbicia: pérdida gradual de la capacidad de enfocar objetos de cerca asociada a la edad. 

Si nunca las he usado, ¿por qué ahora necesito gafas?

Si es la primera vez que necesitas gafas para ver o si llevas muchos años con una visión perfecta y recientemente has empezado a notar algunos de los síntomas enumerados anteriormente, es posible que te preguntes por qué ahora vas a necesitar gafas. 

Oponerse a la idea de tener que empezar a llevar gafas es una reacción muy natural, sobre todo a edades tempranas o en la adolescencia. 

Más allá del confort y la estética, hacerse a la idea de que tendrás que depender de unas gafas o lentillas, ya sea para leer, para ver de lejos, para trabajar o en el colegio, puede llevar un tiempo. Sin embargo, es fundamental usarlas. 

¿Qué pasa si necesito gafas y no las llevo? 

Tener un error refractivo y no utilizar las gafas graduadas adecuadas puede ocasionar molestias como lagrimeo, dolores de cabeza, irritación del ojo, fatiga visual, así como otras molestias visuales. También puedes experimentar síntomas similares si llevas las gafas mal graduadas.

¿Si no uso las gafas, me aumenta la miopía? Rotundamente, no. Las dioptrías no aumentan más o menos por llevar (o no llevar) gafas. 

Gradúa tus gafas con profesionales en salud visual

Graduar la vista adecuadamente y determinar las dioptrías de corrección que se necesitan en gafas y lentillas es una tarea que sólo profesionales especializados pueden llevar a cabo con éxito. 

En Medical Óptica Audición nos importa sobre todo tu salud y la de los tuyos. Sabemos que el cuidado de los ojos es sumamente importante y delicado, por eso te recomendamos que pongas tu salud visual en manos de profesionales.

Contamos con gabinetes equipados con todo lo necesario para realizar exámenes visuales completos y personalizados, y prescribir las gafas graduadas o lentes de contacto adecuadas para corregir los defectos refractivos.

Además, si no sabes qué gafas te quedarán bien, en nuestros centros encontrarás en exposición un amplio abanico de marcas, modelos y colores que podrás probarte. Nuestro equipo de asesores de imagen te ayudarán a dar con las gafas con las que mejor te veas y con las que lucir tu mejor mirada.

5/5 - (4 votes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top