Saltar al contenido

Llevar gafas de sol en días nublados, ¿moda o salud?

Gafas de sol en días nublados

Llevar unas gafas de sol en pleno verano es lo más normal del mundo. El sol nos resulta molesto y es hasta peligroso realizando ciertas actividades, como conduciendo. Pero el riesgo de exponernos al sol va más allá de esos casos en los que claramente tenemos que protegernos. Y no solo por no acabar con los párpados quemados, llevar gafas de sol es recomendable incluso en días nublados.

El sol sigue ahí aunque no lo veas

Sobra decir que en días de sol no conducirías sin unas gafas de sol o que a la playa siempre has de ir acompañado de protector solar y unas gafas de calidad. Y sí, mencionamos «de calidad» porque recuerda que no todas las gafas de sol son iguales, solo aquellas que cuentan con un índice de protección UV400 o superior te protegen de los rayos del sol.

Pero y si te decimos que en días nublados, sea verano o invierno, también deberías usar gafas de sol, ¿cómo te quedas? Y es que aunque no lo veas, el sol sigue estando ahí y en función del índice UV de donde te encuentres y de la época del año, estarás expuesto a una mayor o menor radiación solar que no es nada conveniente para tus córneas y retinas. En especial son más vulnerables los niños, ya que a ellos les llegan más rayos UV a sus retinas.

Fuente: OMS

El índice UV es una escala sin tope por arriba, pero que del 1 al 11 define distintos riesgos. Así, del 0 al 2 el riesgo es bajo, del 3 al 5 es moderado, del 6 al 7 se considera alto y ya es recomendable no exponerse al sol en las horas centrales del día, del 8 al 10 hay que añadir precauciones con superficies brillantes (arena, nieve, agua) por el reflejo de los rayos, y con 11 o más el riesgo es extremo y no deberías exponerte al sol de 10 de la mañana a 4 de la tarde.

También te recomendamos leer:
¿De qué materiales se hacen las gafas de sol?

El peligro: adelantar la aparición de cataratas

Y si te preguntamos que en qué momento de esa escala se recomienda el uso de gafas de sol, ¿cuál crees que sería? Según la Agencia de Protección Ambiental de EEUU, con el nivel bajo ya sería recomendable en días con sol brillante y de moderado para arriba siempre que se esté al aire libre.

Tampoco hay que dar muchas vueltas para conocer el índice UV en tu ubicación, lo puedes consultar en muchas de las aplicaciones del tiempo que hay para móviles o en la misma web de AEMET. Si lo consultas vas a ver que en verano es muy habitual un índice UV muy alto, entre 8 y 10, en cualquier parte de España, valores para los que ya hay que tener especial cuidado con todas esas superficies que reflejan con fuerza los rayos del sol.¿Y por qué tantas precauciones con los rayos UV y los ojos?

Los ojos también sufren con la exposición al sol, que puede hacer que las cataratas aparezcan a edades más tempranas de lo habitual

Si la piel en general sufre con las exposiciones largas y sin protección al sol, los ojos no son menos. Si eres de nieve te puede sonar la «ceguera de la nieve», que es un extremo de un problema de nombre fotoqueratitis, una reacción inflamatoria que puede llegar a ser muy dolorosa, aunque es reversible. El principal problema a largo plazo está en las cataratas. Este defecto visual, que suele aparecer con el efecto del paso de los años, puede aparecer antes si no tomamos precauciones a la hora de tomar el sol, como recoge la OMS en este documento.

Y las cataratas son un problema mayor, así que si no quieres que te aparezcan antes de tiempo, consulta habitualmente el índice UV de tu ciudad, usa gafas de sol incluso aunque el día esté nublado y si vas a tomar el sol, hazte con unas gafas lo más envolventes posibles.