Saltar al contenido

Gafas deportivas: beneficios, cómo elegirlas y las mejores alternativas

18/05/2020
Gafas deportivas para hacer ciclismo.

A estas alturas la gran mayoría de las personas tenemos claro que proteger nuestros ojos de los rayos de sol es fundamental. Sin embargo, ¿qué ocurre cuando hacemos deporte? Cuando se practica ejercicio al aire libre es igual de importante, o incluso más, proteger los ojos de la radiación solar.

A la hora de comprar una gafa deportiva es necesario conocer una serie de aspectos de antemano como las características que tienen que cumplir, los beneficios de su uso y los tipos de gafas deportivas que podemos encontrar en el mercado.

Beneficios del uso de gafas deportivas

Como ya hemos hablado en otros artículos de salud visual en Medical Óptica Audición, los ojos son una de las partes del cuerpo más sensibles y delicadas. Acostumbrarse a utilizar gafas deportivas, ya sean de sol o graduadas, para practicar deporte tiene dos beneficios principales para nuestra visión.

Por un lado, el que ya hemos comentado, proteger los ojos de los rayos ultravioleta, porque la falta de protección contra el sol puede provocar daños oculares cuando se realiza ejercicio con asiduidad al aire libre. Cuando no se usan gafas deportivas los rayos solares y ciertas partículas que entran en contacto con el ojo pueden provocar la aparición de cataratas, el síndrome del ojo seco o inflamación en la córnea.

Otra función fundamental de las gafas deportivas es proteger de posibles lesiones oculares. Utilizar gafas deportivas evita un gran porcentaje de lesiones oculares que pueden llevar a la pérdida incluso de visión. Una gafa deportiva hace de parachoques, ya que la resistencia de sus materiales evita que se rompan ante cualquier impacto.

Todo lo que tienes que tener en cuenta al elegir gafas deportivas

Para la práctica de cualquier deporte deberíamos proteger nuestros ojos con unas gafas apropiadas a la actividad que realicemos. El terreno y la iluminación al aire libre no son constantes y pueden afectar al desarrollo de nuestra actividad deportiva. Estas gafas deportivas deben ofrecer la protección necesaria contra los rayos de sol para desarrollar el ejercicio sin complicaciones y así garantizar nuestro bienestar y seguridad.

La agudeza visual es fundamental para practicar cualquier deporte, ya que permite tener mejores reflejos y capacidad de reacción y así, lograr un mejor rendimiento. Si tienes algún problema visual como miopía, hipermetropía o astigmatismo, no dejes de realizar deporte o cualquier actividad física. También existen buenas alternativas de gafas deportivas e incluso lentillas con la graduación necesaria para que puedas desarrollar cualquier tipo de deporte: ciclismo, running, golf, senderismo…

Independientemente del deporte que realices, las gafas deportivas deben ser cómodas y ligeras. No deben molestar en la cara, ni caerse con facilidad. Por lo que es habitual recurrir a gafas con varillas de goma moldeable o una goma ajustable a la cabeza para un mejor agarre. Además, es necesario tener en cuenta la forma del puente de la nariz. La forma debe ser cómoda e incluso regulable para no presionar la nariz, además de evitar que se empañen los cristales.

Una forma adecuada y adaptada a tu puente nasal y unos materiales resistentes son imprescindibles en unas gafas deportivas

Para garantizar la protección ocular, la curvatura de la montura debe ser panorámica y envolvente, para poder disponer del mayor campo de visión posible y cubrir el rostro para una mejor protección de los rayos UV y de cualquier partícula que pueda entrar en el ojo, ya sea barro, viento, pequeñas piedras o los molestos mosquitos. Además, una gafa que tenga una buena curvatura será muy favorable para las personas alérgicas, evitando que el polen entre en sus ojos.

Otro punto importante a tener en cuenta son los materiales. Las gafas deportivas deben estar hechas con materiales resistentes para soportar los impactos y tener una buena estabilidad ante el calor. Además, las lentes no deben presentar deformaciones o efectos prismáticos, para no alterar la visión de los colores ni la calidad de la imagen.

El tipo de lentes, fundamental

La forma y la resistencia de las gafas es un punto clave a la hora de elegir gafas para hacer deporte, pero también hay que elegir bien el tipo de lente.

Las lentes fotocromáticas son la opción más interesante para la mayoría de los deportistas porque se adaptan a la cantidad de luz en función de la exposición solar. Este tipo de lentes se activan con los rayos del sol y son también válidas los días nublados. Además, se pueden combinar otros tipos de filtros de sol, incluso polarizados.

Las gafas polarizadas mejoran el contraste y evitan el deslumbramiento, gracias a que paralizan la luz reflejada. Además, evitan el lagrimeo o la fatiga ocular al ofrecer mejor protección contra los rayos del sol. Este tipo de lente es frecuente en deportes de montaña, acuáticos y también en ciclismo.

Las lentes gradientes tienen la parte superior más oscurecida que la parte superior para reducir el reflejo del sol. Es frecuente utilizar este tipo de gafas en deportes de nieve o náuticos. Por último, podemos hablar de gafas deportivas con antirreflejante. Este tratamiento es común en las gafas graduadas y es también muy recomendable en las gafas deportivas porque ofrecen una visión más limpia y mayor transparencia.

Por último, es importante asegurarse de que la gafa deportiva lleva el marcado CE, la identificación del fabricante y la referencia. Sin ese sello te expones a una gafa que no cumple con lo prometido, pudiendo ser incluso perjudicial para tu salud visual.

Cada tipo de práctica deportiva tiene su gafa

Ten en cuenta también que dependiendo del deporte que realices, necesitarás unas gafas deportivas con unas propiedades, una forma y una montura específica, así como un color de cristales determinado.

Por ejemplo, las personas que practican ciclismo necesitarán una gafa ligera con protección solar, con lente fotocromática, con buen ajuste y buena ventilación. Las gafas deportivas de sol Radar EV Path de Oakley o las Jawbreaker son el accesorio ideal para tus aventuras en la bicicleta. En cambio, si lo tuyo es el running pero quieres unas gafas que te puedan acompañar en un paseo, puedes optar por las Oakley Flak 2.0 XL.

Hay deportes que se exponen a muchos reflejos, como puede ocurrir sobre todo en deportes de agua. Para estos casos unas gafas polarizadas Brapp de Arnette como las que utiliza el surfista Aritz Aranburu son las más apropiadas.

Conocido es también por los aficionados a los deportes de invierno que en la nieve también se sufren reflejos, aunque hay más requisitos. La curvatura, para evitar que entre aire y radiación por los lados, y una resistencia extra frente a golpes es imprescindible, algo que ofrecen gafas como las Wind Jacket 2.0 de Oakley.

Desde Medical Óptica Audición os aconsejamos acostumbraros a utilizar gafas deportivas, con o sin graduación, para proteger los ojos de los rayos UV y de posibles lesiones oculares.


Newsletter
Suscríbete a nuestra Newsletter