Saltar al contenido

Maniobra de Valsalva: cómo nivelar la presión en el oído

Maniobra de Valsalva: técnica para regular la presión en el oído.

¿Por qué es necesario nivelar la presión en el oído? ¿En qué consiste la maniobra de Valsalva y para qué sirve? Mantener la misma presión en el oído medio y en el oído interno es fundamental para no perder capacidad auditiva. La maniobra de Valsalva permite igualar la presión a ambos lados del tímpano cuando los oídos se taponan. Consiste en expulsar el aire mientras la boca está cerrada y la nariz taponada.

Es muy frecuente sufrir diferencias de presión como consecuencia de un cambio de presión ambiental, por ejemplo, cuando se realizan deportes subacuáticos como bucear, cuando se viaja en avión o subimos a zonas montañosas. Sin embargo, en ocasiones realizamos la técnica de Valsalva de manera inconsciente, cuando tosemos, al levantar peso o al inflar un globo.

Esta técnica debe su nombre al doctor italiano Valsalva. Para Antonio Valsalva la intención inicial de esta maniobra era crear un medio para expulsar secreciones por una infección u objetos pequeños introducidos en el oído de manera accidental.

Para poder entender la técnica de Valsalva es necesario conocer primero el funcionamiento del oído y sus partes.

Oído: funciones y partes

El oído está formado por tres partes. Desde fuera hacia dentro, en primer lugar, está el oído externo, donde comienza el proceso auditivo. En la parte externa está el pabellón auditivo u oreja y el conducto auditivo externo, que se encarga de captar los sonidos para dirigirlos hacia el oído interno, además de proteger al resto del oído.

El oído medio es la parte entre el tímpano y la ventana oval. Además, en esta parte encontramos tres huesecillos (martillo, yunque y estribo), la ventana redonda y la trompa de Eustaquio. Las ondas captadas hacen vibrar el tímpano que mueve la cadena de huesecillos y transmiten el movimiento hacia la ventana oval que amplifica las ondas antes de que la ventana redonda lleve las vibraciones al oído interno.

Para que las vibraciones captadas se transmitan de forma correcta las presiones en ambas partes del oído tienen que ser iguales. Es la trompa de Eustaquio la que se encarga de regular estas presiones.

Por último, encontramos el oído interno formado por la cóclea, los canales semicirculares y el nervio auditivo. La función del oído interno es convertir el movimiento mecánico del sonido en impulsos nerviosos para que el cerebro interprete la información y envíe señales a nuestro cuerpo. Además, los canales semicirculares del oído interno son los encargados de mantener a su vez el equilibro del cuerpo.

También te recomendamos leer:
Trucos para que un audífono se vea menos

Así es y para esto sirve la maniobra de Valsalva

La trompa de Eustaquio es un medio de presurización y regulación. Conecta el oído medio con la nariz y la garganta. Su objetivo es nivelar la presión dentro del oído para proteger el sistema auditivo y equilibrar las presiones a ambos lados del tímpano. Es decir, la trompa de Eustaquio se abre para que el aire entre y salga del oído medio para igualar la presión.

Por lo general, la presión se regula de forma automática. Sin embargo, cuando la trompa de Eustaquio no consigue regular la presión, el aire se acumula en el tímpano e impide que vibre de forma adecuada. Por lo que, se siente malestar en los oídos y se reduce la capacidad auditiva.

Si la trompa de Eustaquio no puede regular la presión del aire se produce el efecto barotrauma ótico o del oído a causa de las diferencias de presión entre ambas partes del tímpano. Para nivelar la presión en el oído se realiza la maniobra de Valsalva. Este sencillo método se basa en cerrar la boca y tapar la nariz mientras exhalamos aire con fuerza.

Cuando se realiza la maniobra de Valsalva se fuerza la exhalación de aire. El ritmo cardiaco se acelera y aumenta la presión en el interior de las vías respiratorias. Al incrementar la presión en la garganta parte del aire se mueve a los oídos a través de la trompa de Eustaquio y se consigue recuperar la presión a ambos lados del tímpano. Cuando soltamos el aire, la presión torácica y la arterial vuelven a su estado normal.

El método de Valsalva se utiliza para nivelar la presión en caso de barotraumatismo. Sin embargo, el aumento de la presión intratorácica a causa de esta maniobra provoca diversas reacciones en nuestro cuerpo por lo que también es útil para diagnosticar diferentes enfermedades vasculares. Se utiliza en odontología para verificar comunicaciones buco-sinusales o en embarazadas para comprobar la ruptura prematura de membrana. En cambio, no se recomienda en personas que sufren glaucoma o enfermedades craneoencefálicas por el aumento de la presión.