Saltar al contenido

¿Qué es el síndrome del ojo seco?

24/01/2017

Cuando notamos síntomas de lo que denominamos como ojo seco, es debido a que el ojo no puede mantener una película lagrimal en la cantidad y calidad suficiente para garantizar la hidratación y eliminar las partículas que se hayan podido introducir. Esta película lagrimal es necesaria también para que sea posible mantener una calidad de visión buena.
El síndrome del ojo seco es una situación continuada y muy molesta para quien la padece. Algunos de sus principales síntomas son la sensación de tener arena, o algún otro tipo de partícula, dentro del ojo, picor, ardor o enrojecimiento en el ojo, una sensibilidad excesiva a la luz o visión borrosa.
El síndrome del ojo seco suele aparecer en personas de avanzada edad debido a cambios hormonales, que provocan que se produzcan menos lágrimas.
Otras causas

  • Abuso del aire acondicionado
  • Ambientes secos, o con viento excesivo
  • La exposición prolongada al sol
  • Ser fumador, tanto activo como pasivo
  • O alguna cirugía realizada en el ojo.

Tratamiento y prevención del ojo seco

Las lágrimas artificiales son el tratamiento habitual para el ojo seco. Salvo para las personas alérgicas o muy sensibles, las lágrimas más eficaces son las que contienen conservantes. El uso de estas gotas, de 2 a 4 veces al día, alivia notablemente los síntomas a la mayoría de las personas que padecen el síndrome del ojo seco.
Existen también tratamientos alternativos, o de refuerzo, para los casos en los que el síndrome persiste a pesar de usar las lágrimas artificiales. Estos tratamientos incluyen algunos medicamentos recetados bajo prescripción médica, el uso de gafas para conservar la humedad de los ojos, reducir la toma de medicamentos para alergias (ya que tienden a resecar los ojos), o el uso de unos tapones especiales, que bajo prescripción médica se colocan en los conductos de drenaje lagrimal y ayudan a mantener la humedad en el ojo durante más tiempo.
La medida más importante para prevenir el ojo seco es mantenerse alejado de los ambientes secos y de elementos como el aire acondicionado o el humo del tabaco. Parpadear más a menudo, limpiar las pestañas con compresas calientes, o descansar periódicamente la vista son otras medidas a tomar para evitar el ojo seco. En nuestros centros encontrarás la mejor solución en gotas, ven y buscaremos la que mejor se adapte a ti.


Newsletter
Suscríbete a nuestra Newsletter