Saltar al contenido

Eccema ótico: ¿cómo combatir el picor de oído?

Cómo evitar y tratar el eccema ótico, el picor en los oídos

El eccema ótico, mejor conocido como picor de oído o prurito, es una patología muy recurrente entre la población que se caracteriza por una lesión dermatológica del conducto auditivo externo. 

Afecta a personas de cualquier sexo y edad y el picor que produce es muy intenso. Esta condición puede llegar a ser muy molesta, afectando a la calidad de vida, y está entre las principales causas por las que se acude al otorrino, junto con el dolor de oídos u otalgia. A continuación te explicamos por qué aparece el eccema ótico y cómo hacerle frente. 

¿Qué es el eccema ótico?

El eccema ótico puede aparecer por varias causas. Entre las más frecuentes, destacan la dermatitis seborreica, la dermatitis de contacto, el acné, la psoriasis, los hongos, las alergias, el contacto con sustancias irritantes o por la propia genética de la persona afectada. Esta dermatitis de la piel del oído externo provoca inflamación, enrojecimiento, sequedad cutánea, descamación de la piel e incluso sangrado.

Además de lo molesto que resulta el picor del eccema ótico, esta condición suele ser muy recurrente, pudiendo incluso llegar a ser crónica

El intenso picor que produce el eccema ótico suele derivar en un rascado violento, lo que causa lesiones de diversa intensidad, posibles infecciones de la piel del conducto auditivo externo y sangrado. Esta condición se detecta con facilidad, por lo que si tienes alguno de los síntomas mencionados anteriormente, acude a tu otorrinolaringólogo para descartar otras posibles causas. 

Cómo actuar cuando aparece el eccema ótico

Las dos reglas de oro a seguir para tratar el eccema ótico son evitar el rascado y extremar la higiene en la zona afectada, ya que las lesiones que aparecen en la piel pueden infectarse, pudiendo ocasionar la aparición de una otitis externa, que además de ser muy dolorosa, también puede llegar a convertirse en muy recurrente o crónica. 

Por lo tanto, hay que evitar rascarse a toda costa, por muy incómodo que pueda resultar el picor de oído. 

Asimismo, para prevenir la aparición o agravación del eccema ótico, recomendamos poner en práctica una serie de medidas:

  • Mantener una higiene continua será nuestro mejor aliado. Ser disciplinados en los cuidados higiénicos y una limpieza adecuada del conducto externo y del pabellón auricular
  • Evitar la humedad dentro del conducto auditivo, tanto en la ducha como en saunas o al nadar. 
  • Evitar productos agresivos como champús o jabones abrasivos, tintes, etc.
  • Hidratar la piel del conducto auditivo externo con aceites esenciales hidratantes como el aceite de oliva, de romero o de rosa mosqueta. 
  • Utilizar tratamientos tópicos antiinflamatorios como cremas y corticoides de baja potencia, con el monitoreo de un médico. 
  • En el caso de eccemas óticos por hongos o bacterias, tratamiento médico con antibacterianos o antifúngicos específicos. 
  • Si tenemos tendencia a la retención de cerumen o a secreciones en el conducto auditivo, hacer revisiones periódicas con el especialista. 
También te recomendamos leer:
Escucha de por vida: Día Mundial de la Audición

Para poner fin al eccema ótico hay que armarse de paciencia y ser constante en las medidas mencionadas en el párrafo anterior, ya que, como hemos mencionado, esta patología suele ser crónica y muy recurrente. Si el picor de oídos es muy intenso, puede condicionar en gran medida nuestra calidad de vida, por lo que la clave será intentar prevenir su aparición o agravación extremando la higiene y evitando el rascado. 

Entramos en el Mes de la Audición y desde Medical Óptica Audición sabemos lo importantes que son las revisiones periódicas para tu salud auditiva. Para cuidar de ti y tu salud, te invitamos a hacerte una revisión auditiva totalmente gratuita pidiendo cita en tu centro más cercano.