Saltar al contenido

¿Realmente podemos escuchar el mar en una caracola?

25/02/2016

La cultura popular dice que las caracolas guardan el sonido del mar en su interior y que, con el simple gesto de acercar su agujero a la oreja, podemos escuchar el mar en una caracola, pero en realidad lo que escuchamos es una ilusión acústica creada por el cerebro.
Para que esta ilusión acústica, de escuchar el mar en una caracola, se produzca no hace falta una caracola, lo que necesitamos es un objeto de tamaño mediano, semicerrado y rígido. Nos serviría, por ejemplo, un vaso de cristal, pero no un zapato.
El sonido se propaga por medio de ondas que, cuando chocan con algún objeto, se dividen a su vez en tres ondas: una onda traspasa el objeto, otra se queda atrapada y hace vibrar el objeto y otra sale rebotada y continua en el exterior. Las dos primeras ondas hacen que un objeto semicerrado, en contacto con nuestra oreja, se convierta en un amplificador y sintamos escuchar el mar en una caracola.
Ciertas frecuencias sonoras se amplifican más que otras ya que la caracola tiene unas dimensiones y su material vibra a ciertas frecuencias. Cuando este material vibra no opone resistencia a dicha frecuencia, pero sí a otras y no las deja atravesarlo tan fácilmente. La confluencia de estas frecuencias provoca la sensación de escuchar el mar en una caracola.

¿Y por qué parece que escuchamos el mar en una caracola?

En el caso de la caracola, cualquier perturbación sonora que se produce a su alrededor contribuye a generar el sonido en su interior, ya sea un coche pasando, alguien hablándonos cerca, o un simple soplo de aire golpeando suavemente el exterior de la concha. Un murmullo imperceptible se nos hace audible y podemos percibir un intervalo muy definido de frecuencias. Como las perturbaciones externas son fluctuantes, tenemos la sensación de escuchar el mar en una caracola.


Newsletter
Suscríbete a nuestra Newsletter