Saltar al contenido

¿Qué tipo de cristales para gafas existen y qué diferencia hay entre ellos?

Conoce los tipos de cristales de gafas que hay

¿Alguna vez te has preguntado de qué material están hechos los cristales de tus gafas? ¿O en qué se diferencian los tipos y tratamientos de los cristales de las gafas? En función del defecto visual que tengas, es fundamental utilizar una lente adecuada. En este artículo te explicamos los tipos de cristales que hay, para qué sirven; así como las características de cada uno de ellos. ¿Te quedas a descubrirlo?

¿Qué tipos de cristales para gafas hay? 

A continuación vamos a catalogar los distintos tipos de cristales para gafas en función del material con el que se fabrican, el grosor, el tipo de lente y el tratamiento. Centrándonos exclusivamente en las gafas graduadas, repasaremos todos los tipos de cristales que puedes encontrar y para qué graduaciones están recomendados.  

Tipos de cristales para gafas según el material

  • Lentes Minerales: este tipo de cristales están fabricados con una mezcla de sílice y óxidos metálicos como el titanio o el sodio. El material resultante es un cristal fino, duro y muy resistente al rayado, pero por otro lado es bastante pesado y se rompe con facilidad. Esta lente está dedicada tanto a altas graduaciones como a graduaciones comunes, ya que el espesor del cristal se puede reducir para hacer que el cristal sea mucho más estético.
  • Lentes Orgánicas: este cristal está hecho a base de una resina que pertenece al  grupo de los poliésteres y que sirve para cualquier graduación media o baja. Esta lente es la más utilizada, gracias a sus características técnicas y de materia, ya que ofrece múltiples ventajas. Son más resistentes que las minerales, se adaptan a todo tipo de montura, son ligeras y casi irrompibles, lo que las hace ideales para los más pequeños. Sin embargo, se suelen rayar con facilidad. Dentro de los cristales orgánicos encontramos varios tipos de grosores, que trataremos en el próximo apartado. 
  • Lentes Policarbonato: esta lente es muy resistente a impactos, muy ligera y fina, por lo que son muy cómodas. Al estar fabricadas con bases planas, mejoran la estética y es la lente con la mejor proyección de cara al futuro. Están especialmente indicadas tanto para niños como para deportistas o personas que realizan trabajos de riesgo. 

Tipos de cristales según el grosor

Como mencionamos anteriormente, las lentes orgánicas se clasifican en función del grosor, pudiendo optar por cristales estándares, finos, extrafinos y ultrafinos. Cada uno de estos grosores estéticamente son diferentes y se centran en diferentes dioptrías

  • Cristal Estándar: el más habitual es el llamado cristal estándar, un cristal orgánico con índice de reducción de 1.50 esférico tipo CR39, con tratamiento de protección endurecido, que evita el rayado de los cristales. Recomendados para graduaciones hasta +/- 2.00 dioptrías.
  • Cristal Fino: tras el cristal estándar nos encontramos el cristal fino, un cristal orgánico con índice de reducción de 1.60 esférico, con tratamiento de protección endurecido, que evita el rayado de los cristales. Recomendados para graduaciones desde +/- 2.00 hasta +/-4 dioptrías. Estos cristales son más finos que el cristal estándar, logrando que quede más estético en graduaciones superiores.
  • Cristal Extrafino: También orgánico, con índice de reducción de 1.67 asférico, con tratamiento de protección endurecido, que evita el rayado de los cristales. Graduaciones recomendadas de +/-4 a +/-6 dioptrías. Son unos cristales más ligeros y cómodos, visualmente más estéticos al tener un grosor aún más reducido que el fino. Estos cristales asféricos aportan una mayor ligereza y reducen la distorsión.
  • Cristal Ultrafino: Orgánico, con índice de reducción de 1.74 asférico, con tratamiento de protección endurecido, que evita el rayado de los cristales. Graduaciones a partir de +/-6. Más finos, estéticos y ligeros, reducen el efecto aumento-reducción, consiguiendo que los ojos se vean de forma más natural. Específico para altas graduaciones, mejora mucho la estética respecto al resto de índices. Todos los cristales llevan un tratamiento endurecido, resistente al rayado para que el cristal tenga una vida más larga, evitando los antiestéticos y molestos arañazos y rayas que dificultan la visión.

Tipos de cristales según el defecto visual que corrigen

Sabemos que las gafas graduadas corrigen los defectos refractivos, pero, ¿sabías que los cristales de las gafas graduadas pueden ser de varios tipos? Las lentes son transparentes y permiten el paso de la luz y la refractan, es decir, pueden cambiar la dirección de la luz para proyectar en la retina una imagen nítida, de forma que el ojo perciba los objetos y formas de forma clara y nítida. 

En optometría existen tres tipos de lentes principales que neutralizan los diferentes problemas refractivos: las monofocales, las bifocales y las progresivas. 

Conócelas a continuación:

  • Cristales monofocales: también conocidos como unifocales, tienen una sola graduación que abarca toda la lente y corrigen tanto la miopía (dificultad para ver de lejos) como la hipermetropía (dificultad para ver de cerca) y el astigmatismo (ves borroso de cerca y de lejos y te cuesta distinguir contrastes). 
  • Cristales bifocales: la lente de los cristales bifocales está dividida en dos partes o dos zonas de enfoque que combinan dos graduaciones diferentes en una misma lente. Si por ejemplo trabajas en una oficina y necesitas visión intermedia o de lejos en la parte de arriba para reuniones o presentaciones y visión de cerca en la parte de abajo para cuando estés frente al ordenador. Hasta la  aparición de las lentes progresivas, las gafas bifocales eran la mejor solución para corregir la presbicia. Sin embargo, este tipo de lentes ha caído en desuso
  • Cristales progresivos (o multifocales): al igual que las bifocales, las lentes progresivas son una solución idónea cuando tienes más de un tipo de visión, pero van un paso más allá. El cristal de las lentes progresivas te permitirán ver a cualquier distancia, ya sea para conducir, ir de compras, leer o trabajar con pantallas, ya que cubren todas las necesidades de tu visión. El uso de esta lente es más probable después de los 40, cuando la presbicia empieza a afectar la visión de cerca.  
También te recomendamos leer:
¿Son las cataratas un problema exclusivo del avance de la edad?

Al margen de estos tres tipos de lentes, nos encontramos con dos lentes enfocadas a solucionar dos casos específicos: las personas que trabajan con pantallas de forma intensiva y las que tienen dificultades para leer de cerca:

  • Lentes ocupacionales: mientras que en las lentes progresivas, la zona inferior del cristal está graduada para corregir la visión de cerca, (40 cm aprox.) y la zona superior para corregir la lejana, en las ocupacionales la zona superior de la lente está graduada para la distancia intermedia (0.50 – 1.50 m). De esta forma, esta lente cubre la visión a distancias cortas e intermedias, adaptándose a la demanda visual de muchos puestos de trabajo con un uso intensivo de pantallas y dispositivos tecnológicos.  
  • Lentes de lectura: también conocidas como gafas de leer o gafas de cerca, el cristal de esta lente es monofocal y corrige los defectos refractivos como la presbicia o hipermetropía en una sola distancia, generalmente la distancia de lectura. Las lentes de lectura tienen una misma graduación en toda la superficie de la lente.

Tipos de cristales para gafas según el tratamiento

Asimismo, para un máximo confort y bienestar en cualquier escenario, los cristales pueden tener tratamientos específicos de color, adaptación a la luz, antiestáticos, antirreflejantes, etc. Algunos de ellos son:

  • Antirreflejante: el tratamiento antirreflectante evita los molestos reflejos tanto en la cara externa como en la interna de la lente, obteniendo una visión mucho más nítida, limpia y estética, y mejorando la fatiga visual. Además, se reduce la fatiga visual al trabajar con pantallas y se eliminan los reflejos en los cristales de las gafas al hacerse una foto. 
  • Adaptación a la luz: se conocen como cristales fotocromáticos, porque se oscurecen cuando están expuestos a la luz solar y se vuelven a aclarar en interiores o con luz artificial. De esta forma, se consigue una protección solar automática casi al instante en cualquier momento del día. 
  • Protección contra los rayos UV: estas lentes tienen un filtro solar que absorbe la radiación ultravioleta, protegiendo nuestra salud ocular. 
  • Polarizado: las gafas con lentes polarizadas están diseñadas para filtrar y bloquear los deslumbramientos de la luz solar reflejada en superficies horizontales brillantes como el asfalto, nieve o agua, dejando pasar únicamente la luz útil. De esta forma, se consigue una visión sin reflejos y con unos colores y contrastes naturales. 
  • Azul Protect: este tratamiento está desarrollado específicamente para las personas que pasan mucho tiempo en interiores y se exponen a la luz ultravioleta de las bombillas LED y de las pantallas de ordenador, móvil, televisión, ordenadores, etc.

El conocimiento de los cristales por parte de nuestros ópticos-optometristas es el corazón de Medical Óptica Audición. Velamos por tu salud visual y bienestar, para que disfrutes de la vida en HD sin renunciar al confort. Pide cita en tu centro más cercano para una revisión visual completamente gratuita, te asesoraremos sobre qué lentes son las más indicadas para ti.