Saltar al contenido

¿A qué se debe la sensación de vértigos al levantarse?

Los mareos al levantarse bruscamente pueden estar ocasionados por multitud de motivos. ¡Te contamos los más habituales!

Vértigos al levantarse

El vértigo está relacionado con el oído, y las causas más frecuentes de vértigos se originan en el oído interno. ¿Tienes vértigo a menudo? ¿Al cambiar de posición en la cama sientes que la habitación da vueltas? Es posible que sufras de Vértigo Posicional Paroxístico Benigno (VPPB). Aunque el término pueda parecer algo complejo y grave, se trata de una afección muy común que experimentan muchas personas en el mundo. A continuación te explicamos el significado de sus siglas:  

  • Vértigo: describe la sensación de que todo da vueltas, de mareo o de movimiento, aunque el cuerpo esté inmóvil. 
  • Posicional: se refiere al movimiento y giros que realiza la cabeza en ciertas posiciones. 
  • Paroxístico: que ocurre de forma repentina, desaparece en poco tiempo, pero vuelve a aparecer.  
  • Benigno: no se trata de una afección potencialmente mortal. 

Pero… ¿por qué aparece? Este trastorno está causado por pequeñas partículas de calcio que se desprenden y circulan por los conductos del oído interno, lo que provoca que el cerebro reciba señales confusas sobre la posición del cuerpo. Los síntomas suelen aparecer y desaparecer intermitentemente durante varias semanas.

Las personas que padecen de Vértigo Posicional Paroxístico Benigno notan este tipo de mareos al hacer algún giro con el cuello. Como consecuencia, la cabeza cambia de posición. Es habitual experimentar vértigo al levantarse o acostarse en la cama, ya que estos gestos facilitan el movimiento de los cristales de calcio de los oídos. 

Otra de las causas frecuentes de mareos es la hipotensión ortostática. Esta sensación de vértigo o mareos al levantarse puede durar desde minutos hasta horas. En este caso también se trata de una molestia temporal. En casos extremos en los que los mareos son muy frecuentes, pueden llegar a haber desmayos.

La hipotensión ortostática es detectada con una medición de la tensión arterial. Su patología sucede como un descenso significativo de la tensión arterial. La manera más sencilla de aliviar este malestar es acostarse durante unos minutos.  

También hay otras causas de la aparición de vértigos y mareos:

  • Problemas en el oído: como por ejemplo la enfermedad de Ménière, una afección del oído interno ocasionada por una mayor cantidad de líquido endolinfático. La neuritis vestibular es otro de los problemas relacionados con el oído que provoca mareos.
  • La polimedicación: uno de los efectos secundarios de tomar diferentes medicamentos y combinarlos es el vértigo y los mareos.
  • Otras enfermedades: afecciones sistémicas o generales como la diabetes o la hipertensión con frecuencia causan vértigos y mareos. Las personas que sufren un ictus experimentan una sensación de mareo seguida de una inestabilidad del equilibrio muy fuerte. Asimismo, los ataques de pánico están relacionados con desequilibrios, palpitaciones, temblores, así como mareos.

Cuándo acudir al médico

El Vértigo Posicional Paroxistíco Benigno suele pasar por sí solo. A un 20% de las personas que padecen este trastorno se les pasa los efectos al cabo de 4 semanas, y a un 50%, al cabo de 3 meses. Si los síntomas persisten durante más de un año y son muy recurrentes, te aconsejamos que acudas al médico para descartar afecciones más graves. 

Este trastorno no es detectable mediante radiografías o análisis de sangre, sino por fisioterapeutas mediante la maniobra Dix Hallpike. Esta técnica consiste en colocar la cabeza del paciente en diferentes posturas, observando simultáneamente los movimientos oculares. 

Recuerda que en Medical Óptica Audición contamos con los mejores profesionales para atender consultas relacionadas con el oído y con la salud visual. Pide cita online o acude a cualquiera de nuestros centros para concertar una visita.

No existen medicamentos para combatir el VPPB. Pero sí puede tratarse mediante maniobras de reposicionamiento, en la consulta del fisioterapeuta, o en casa con la ayuda de un familiar o amigo. Te dejamos a continuación algunos de estos ejercicios: 

También te recomendamos leer:
Sonidos ambientales más relajantes