Cómo procesamos realmente el sonido, con el oído o el cerebro

¿Realmente escuchamos con el oído o con el cerebro? 

El cerebro, como centro de control del cuerpo, juega un papel fundamental en la coordinación de todas las funciones vitales, siendo de crucial importancia para el bienestar y funcionamiento adecuado de nuestro organismo.

Uno de los aspectos que gestiona el cerebro es la audición. Este órgano es clave para la interpretación y comprensión de los sonidos. Detrás de la asombrosa capacidad de escuchar se esconde un complejo sistema que involucra varias áreas. 

Pero, ¿con qué escuchamos realmente? ¿Con el oído o con el cerebro? A continuación exploramos cómo interpretamos los sonidos y algunas curiosidades de cómo afecta el funcionamiento del cerebro a nuestra percepción auditiva. 

¿Qué papel desempeña el cerebro en la audición?

Estamos acostumbrados a asociar el oído con la capacidad de escuchar. Desde dichos populares como “poner la oreja” o canciones infantiles, el sistema auditivo parece ser el responsable de la escucha. Pero, ¿cuán cierto es esto? 

Los pliegues de la oreja le otorgan la forma perfecta para captar las ondas sonoras y dirigirlas a través del conducto auditivo externo hasta el tímpano. Una vez allí, las vibraciones del sonido son convertidas en señales eléctricas que viajan a través del nervio auditivo hacia el cerebro, donde comienza un trayecto fascinante a través de las diferentes áreas especializadas. 

Células ciliadas en el canal auditivo

A pesar de que el correcto funcionamiento de los órganos que componen el oído externo e interno son fundamentales para la audición, su función se limita a la captación del sonido, a recoger la información sonora del entorno. No obstante, el motor que procesa estas ondas sonoras en información que podemos entender y asimilar, es el cerebro. La ruta que recorre el sonido tiene tres paradas: 

  1. Localización del sonido y respuesta refleja. Lo primero que hace el cerebro es localizar la fuente del sonido y generar una respuesta a dicho estímulo. Esta es una función muy útil, porque nos permite reaccionar rápidamente ante situaciones de peligro. 
  2. Transmisión de señales auditivas. El siguiente paso consiste en dirigir la información auditiva a las áreas cerebrales especializadas y, de esta manera, filtrar y priorizar los estímulos sonoros, permitiendo que solo los más relevantes lleguen a las áreas superiores del cerebro para un procesamiento más detallado.
  3. Procesamiento de la información. Finalmente, se reconocen los patrones de sonido y se les asigna significado. Esta área es esencial para la percepción de tonos, la identificación de voces y la discriminación de diferentes sonidos ambientales.

Otra función fascinante del cerebro en la audición es la capacidad de discriminar frecuencias y determinar la dirección de los sonidos. El cerebro realiza este proceso al analizar las diferencias temporales y de intensidad entre los sonidos que llegan a ambos oídos. Esta habilidad es crucial para la percepción espacial del sonido, lo que nos permite ubicar la fuente de un sonido en nuestro entorno.

También te recomendamos leer:
Guía de cómo limpiar los audífonos de forma correcta y segura

¿Qué es la memoria auditiva?

El cerebro interpreta sonidos en tiempo real, pero también cuenta con la capacidad de almacenar información auditiva en la memoria a corto y largo plazo. Esta función es esencial para el reconocimiento de patrones sonoros, como la identificación de melodías, voces familiares o sonidos asociados con experiencias previas y se denomina memoria auditiva.

La música, en particular, tiene un impacto significativo en la memoria auditiva. Diversas investigaciones sugieren que la música puede mejorar la capacidad de retención de información y estimular la actividad cerebral. Además, la asociación emocional con ciertos sonidos puede potenciar la memoria auditiva, ya que las experiencias emocionales tienden a ser recordadas con mayor facilidad.

La interpretación emocional de los sonidos y el cerebro

El cerebro también desempeña un papel destacado en la interpretación emocional de los sonidos. Algunas áreas, como la amígdala, están involucradas en asociar respuestas emocionales a ciertos sonidos. Esto explica por qué la música puede evocar emociones intensas y por qué ciertos sonidos pueden activar respuestas autonómicas, como el aumento del ritmo cardíaco o la liberación de hormonas del estrés.

La audición es un proceso sorprendentemente complejo que involucra una sinfonía de funciones cerebrales. Desde la detección inicial de estímulos en el oído hasta la interpretación emocional en áreas superiores del cerebro, cada paso es esencial para nuestra comprensión y experiencia del mundo sonoro que nos rodea. 

Consecuencias de la falta de conexión entre el cerebro y el sistema auditivo

Aunque el cerebro es increíblemente hábil en procesar información auditiva, también enfrenta desafíos. Las dificultades en el procesamiento auditivo pueden dar lugar a trastornos como la pérdida de audición, la incapacidad para comprender el habla en entornos ruidosos o condiciones como el tinnitus, que involucran la percepción de sonidos que no tienen una fuente externa.

La desconexión del cerebro del sistema auditivo no es simplemente la pérdida de un sentido, sino la alteración de la forma en que experimentamos el mundo. Las consecuencias son vastas y afectan aspectos fundamentales, desde la comunicación y las relaciones interpersonales hasta la seguridad y la salud mental. La comprensión de estas implicaciones subraya la importancia de preservar y cuidar nuestra capacidad auditiva, así como el desarrollo continuo de tecnologías que pueden ayudar a reconectar los puentes sonoros.

Cuidar nuestra capacidad auditiva es de vital importancia. Por ello, en Medical Óptica Audición ofrecemos un chequeo auditivo completo y totalmente gratuito en cualquiera de nuestros centros. Realizar revisiones periódicas te ayudará a detectar pérdida auditiva, lo que nos permitirá ofrecerte una solución a medida y guiarte durante todo el proceso.

En caso de que notes cualquier síntoma de pérdida auditiva, no dudes en solicitar tu cita en el horario o centro que mejor te convenga, donde recibirás un informe detallado sobre tu salud auditiva. Además, si fuera necesario, te ayudaremos a adaptarte a los audífonos.

5/5 - (4 votos)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio