Día Mundial de la Radio: audición y desarrollo

La radio y la educación auditiva: cómo ayuda en el desarrollo cognitivo y del lenguaje

Hoy celebramos el Día Mundial de la Radio, un medio de comunicación que sigue cosechando audiencias, con alrededor de 3.000 millones de oyentes en todo el mundo. La radio ha evolucionado, innovado y ha seguido conectando a las personas a lo largo de los años, manteniendo su esencia como medio de información y entretenimiento simple y creíble. 

Año tras año, la radio se sigue coronando como el medio de comunicación masiva más popular y asequible, que llega a todos los rincones del planeta y es una importante fuente de información. Este #DíaMundialdelaRadio, desde nuestro Blog queremos hacer un homenaje a la radio, los radioyentes, locutores y todas las personas que trabajan en la radiodifusión, contándote algunos de los beneficios y ventajas de escuchar la radio para la audición y el aprendizaje de grandes y pequeños.  

El papel de la audición en la era de lo visual

No cabe duda de que vivimos en la era de lo audiovisual. Consumimos y compartimos vídeos, noticias e imágenes a diario, y la sociedad al completo está fuertemente influenciada por medios de comunicación audiovisual, siendo la cultura auditiva la gran olvidada en cuestiones de entretenimiento, así como de aprendizaje. 

Todos sabemos que sentarse a leer un libro es mucho mejor que sentarse a ver la tele o a escuchar la radio. Pero, ¿sabías que existen grandes diferencias en la actividad cerebral cuando realizamos cada una de estas tareas? 

Qué ocurre cuando leemos 

Cuando leemos, existe un único estímulo que procede de una única fuente, es una actividad unisensorial en la que se emplea el sentido de la vista. El lector se sumerge en un universo abstracto donde hay contenidos conceptuales a partir de los cuales se extraen significados y se ejercita la imaginación.

Por lo tanto, procesamos la información de forma analítica y lógica, se fomenta el razonamiento y se realiza un esfuerzo, que será mayor o menor en función del grado de dificultad del texto en cuestión.

Nuestra actividad cerebral cuando vemos la tele y por qué lo llaman la caja tonta

En cambio, nuestra actividad perceptiva cambia drásticamente cuando vemos la tele. En este caso, la estimulación ya no es unisensorial, sino que recibimos información desde canales visuales y sonoros, accediendo a un universo dinámico y cambiante en el que somos bombardeados con muchas sensaciones a un ritmo vertiginoso. 

Esto genera lo que se conoce como hiperestimulación perceptiva, donde predominan las sensaciones y emociones, lo inconsciente sobre lo consciente y lo emocional sobre lo racional, generándose una visión fragmentaria de la realidad. El esfuerzo que realizamos para procesar esta información es casi nulo

Es más, varios estudios han asemejado la actividad del cerebro de un telespectador a un estado de hipnosis, donde el encefalograma es muy plano en contraposición a la intensa actividad neuronal experimentada durante actividades como la lectura. 

Qué ocurre cuando escuchamos la radio: ventajas que no conocías

Pero, ¿qué pasa si eliminamos el estímulo visual, y nos quedamos con el auditivo? Para entenderlo mejor, nos vamos a fijar en qué ocurre con nuestra actividad cerebral mientras escuchamos la radio

También te recomendamos leer:
Peculiaridades sobre la vista y el oído de los gatos

En este caso, volvemos a tener una actividad unisensorial en la que recibimos estímulos estrictamente sonoros, desarrollando hábitos de percepción auditiva y estimulación del lenguaje oral. Algunas de las características que diferencian al lenguaje auditivo son: 

  • Es unisensorial: el oyente genera imágenes mentales y construye significado a través de estímulos sonoros, despertando la imaginación. De esta forma, el escuchar no es una actividad pasiva, sino activa, en la que se interpreta y comprende el mensaje que quiere transmitir el emisor. 
  • Potencia el procesamiento analítico: al igual que en el lenguaje escrito, escuchar la radio implica un cierto grado de esfuerzo y atención por parte del oyente. Las palabras se interpretan y ganan un significado y contexto, y predomina la vía racional sobre la emotiva. 
  • Desarrolla la capacidad discursiva: escuchar la radio produce una mejora de las habilidades comunicativas. Porque saber expresarse correctamente no implica únicamente saber hablar o tener habilidades discursivas, sino también pasa por poseer las dotes necesarias para una comunicación bilateral efectiva y fluida. Esto es, que haya una comprensión entre emisor y oyente.  
  • Permite una interacción con la audiencia en tiempo real: el locutor nos habla, nos informa y evocan emociones, ayudando a reducir la sensación de soledad. Esta interacción y conexión con el público provoca que, a menudo, cuando un locutor o contertulio tiene que ausentarse de hacer un programa, más de un oyente llame a la emisora para preguntar si se encuentra bien. 
  • Juega un papel importante desde el punto de vista cognitivo y emocional: al igual que lo que ocurre al leer un libro, que imaginamos los rostros, apariencia, voz y aspecto de los personajes, los oyentes se crean una imagen mental del locutor en función de su tono de voz, forma de expresarse y personalidad. 

Otras ventajas de escuchar la radio

via GIPHY

Diversos estudios han demostrado que escuchar música alegre o un género que disfrutemos es clave para reducir el estrés, la frecuencia cardíaca y la presión arterial, ya sea escuchando la radio mientras conduces o en momentos de ocio. 

Asimismo, es un medio ideal para grandes y pequeños, con programas de música, de ciencia, de cine, de libros, de deporte, de religión y de cultura en general adaptados para todas las edades. Ya sea desde el móvil, desde el coche, desde el ordenador o desde un clásico aparato de radio, atrévete a volver a disfrutar del placer de escuchar la radio. 

Cuida tus oídos escuchando la radio o música a un volumen moderado, especialmente si vas conduciendo. Los expertos recomiendan mantenerse en un rango de volúmen entre los 60 y los 85 dB. 

Esta ha resultado ser una herramienta muy útil para fomentar la concentración y la escucha activa en niños y adolescentes, así como ejercicio en pareja cuando aparecen  problemas de comunicación de forma prolongada. 

¿Cómo funciona? Encontrad un programa que os interese a los dos y sintonizad la emisora a la misma hora siempre que podáis, como si de una cita se tratase. Escucharla juntos es la oportunidad perfecta para volver a compartir ideas y comentar opiniones.

5/5 - (4 votos)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio