Saltar al contenido

¿Qué es la ortoqueratología u orto k?

¿Qué son las lentillas orto K?

Las lentes orto K, también conocidas como ortoqueratología nocturna o lentes pijama, son lentillas que se colocan antes de irse a la cama y se usan durante la noche. Éstas, ejercen una ligera presión y moldean la curvatura de la córnea, corrigiendo temporalmente problemas refractivos como la miopía o el astigmatismo. Al quitarlas por la mañana, la persona tendrá una visión perfecta durante todo el día, sin necesidad de utilizar gafas o lentillas. 

Las lentes orto K son lentillas personalizadas para cada persona y están indicadas para condiciones y circunstancias concretas. Si te estás planteando usar unas lentillas orto K y quieres conocer los pros y contras de estas lentes nocturnas, a continuación te explicamos todo lo que debes saber. 

¿Es seguro dormir con lentillas orto K puestas?

Siempre hemos escuchado que no se debe dormir con las lentillas convencionales puestas. Sin embargo, las lentes de ortoqueratología están diseñadas especialmente con un material ultrapermeable que permite dormir con ellas durante toda la noche sin suponer ninguna molestia, disconfort ni riesgo para la salud visual y corneal de la persona. 

La higiene tiene un papel fundamental en la prevención de riesgos con todas las lentes de contacto. Asegúrate de seguir cuidadosamente las instrucciones sobre limpieza y uso de soluciones adecuadas para las lentes de contacto nocturnas.

Igualmente, cuando te levantes para beber agua o ir al baño por la noche, no tendrás ningún problema para ver bien. En este sentido, las lentillas nocturnas no afectan a la visión y no notarás que las llevas puestas, o que están ejerciendo algún tipo de presión, como puede ocurrir con los aparatos de dientes o correctores de ortodoncia. 

¿Puede una lente orto K apretar demasiado o arañar la córnea?

Las lentillas flotan sobre la película lagrimal que cubre el ojo, y la presión que ejerce la lente de ortoqueratología no ocasiona ningún daño a los tejidos del ojo. Es cierto que, ocasionalmente pueden darse abrasiones corneales o rasguños, pero esto siempre es debido a las uñas o al borde roto de una lente que se ha llevado durante más tiempo del indicado o no ha sido manipulada con cuidado. El riesgo no es mayor con las lentes nocturnas que con otras lentes rígidas de día. 

Personas para las que están indicadas las lentillas orto K

Se puede utilizar la ortoqueratología en niños de entre 5 años hasta adultos de 60 años y se recomienda principalmente a los pacientes con miopía, hipermetropía o para tratar el astigmatismo. Además, las lentes orto K pueden ayudar a ralentizar el ritmo de progresión de la miopía infantil.

Las estadísticas muestran que con el uso de la ortoqueratología se ha conseguido reducir en un 47% el número de aumentos de miopía en niños, con respecto al uso de gafas o lentillas convencionales. En los adultos, lo que consiguen las lentillas pijama es camuflar los defectos refractivos durante todo el día. 

Lo primero que debe valorarse es si es posible adaptar las lentes orto K a la graduación de cada persona. ¿Hay límite de dioptrías para las orto K?

  • En los casos de miopía, las orto K pueden tratar graduaciones de hasta 4, 5 o incluso 6 dioptrías
  • En los de hipermetropía, estas lentes nocturnas se pueden utilizar en casos de hasta 3 o 3’5 dioptrías
  • Por su parte, en casos de astigmatismo, pueden corregir hasta 3’5 o 4 dioptrías.

Recuerda que las orto K no hacen desaparecer la miopía o hipermetropía ni la eliminan de forma permanente. 

En cualquier caso, ten en cuenta que cada ojo es único. Por eso es necesario realizar un estudio personalizado para valorar si la persona cumple los requisitos necesarios para poder utilizar las lentes orto K. Este estudio consiste en una prueba denominada topografía corneal, que obtiene un mapa tridimensional de la superficie ocular para determinar si es posible moldearla. También se miden parámetros como la integridad y la calidad de la película lagrimal. 

También te recomendamos leer:
Así puede afectar el embarazo a tu vista

De esta forma, hay varios casos en los que las orto K son la solución más indicada: 

  • Por motivos estéticos o de confort.
  • Para atletas, profesionales o aficionados al deporte: las orto K permiten practicar deportes acuáticos, de nieve, de pelota o de lucha sin tener que llevar gafas o lentillas.
  • Para trabajos que requieren una visión perfecta sin utilizar de lentes de contacto de uso diurno o gafas, como pueden ser pilotos, bomberos o policías. 
  • Es la opción perfecta para aquellas personas que no pueden ser sometidas a cirugías refractivas.
  • Para frenar o ralentizar el aumento de la miopía infantil

Cómo es la adaptación de las lentes de ortoqueratología

A diferencia de las lentillas convencionales, las lentes de ortoqueratología requieren de un proceso de adaptación especial. Tras el estudio topográfico de córnea inicial y la fabricación de la lente orto K personalizada, el paciente deberá acudir a varias revisiones periódicas al principio del proceso de adaptación, para valorar la evolución y rendimiento de las lentes. 

Si aparecen efectos adversos, se aconsejará discontinuar su uso durante un tiempo o de forma definitiva, según las indicaciones del oftalmólogo. 

Consejos de uso y manejo de las lentes Orto K 

  • Lávate las manos antes y después de quitarte las lentillas
  • Asegúrate de seguir una rutina de limpieza y desinfección adecuada según lo indicado por tu optometrista. 
  • En el caso de menores, proporciona toda la ayuda y apoyo necesarios para el cuidado de las lentes. Los niños pequeños no deben manipular las lentillas por sí solos. 
  • Si tú o tu hijo tenéis algún problema o disconfort con alguna de las lentillas, enrojecimiento o picor, ponte en contacto con tu centro óptico. 
  • Utiliza exclusivamente las soluciones para lentillas recomendadas por el óptico y no toques la punta del frasco con los dedos.
  • Cambia con frecuencia el estuche de lentillas para evitar contaminación microbiana. 
  • Nunca utilices agua de grifo para enjuagar las lentillas, utiliza siempre la solución salina. 
  • No utilices soluciones para lentillas blandas para una lente rígida o viceversa. Estas soluciones tienen sus propiedades específicas y no se recomienda alternarlas. 
  • Cambia de lentillas siguiendo con absoluta rigurosidad los tiempos marcados por tu óptico y por el prospecto de la lentilla.