Saltar al contenido

¿Qué líquidos son aconsejables para cada tipo de lentilla?

Guía para utilizar el mejor líquido según el tipo de lentilla

Los líquidos mantienen y conservan las propiedades de las lentillas, y es importante que cada tipo de lentilla sea conservada con su líquido correspondiente y de manera adecuada. En el mercado encontrarás una gran variedad de líquidos para lentillas, cada uno con una formulación orientada a un tipo de lentes o a un tipo de mantenimiento específico. 

A continuación te explicamos qué tipos de líquidos para lentillas existen y cómo utilizarlos, para que puedas mantener tus lentillas siempre en perfecto estado.

Líquido para lentillas blandas: conoce la solución única

El líquido más utilizado para la limpieza y conservación de lentillas blandas es la solución única. Este líquido es recomendable tanto para las lentes de contacto blandas como para las de uso prolongado o desechables. La solución única permite una limpieza sencilla y cómoda, y con el mismo líquido se limpia, desinfecta, aclara, rehidrata y conserva la lente de contacto a diario. 

De esta forma, se evita tener que recurrir a varios productos, siendo la solución única una de las alternativas más cómodas y con un proceso de mantenimiento más ágil y simplificado. El modo de empleo de la solución única es muy sencillo:

  • Quítate la lentilla y colócala en la palma de la mano
  • Echa la solución sobre la lentilla
  • Frota con la yema del dedo para limpiarla
  • Vuelve a echar solución y aclárala
  • Guárdala en el lentillero sumergida en la solución. 
  • Las lentillas pueden conservarse de esta forma durante un periodo variable de entre 6 y 8 horas antes de poder volver a ser utilizadas.

Esta operación se debe repetir todos los días, cambiando el líquido del lentillero, ya que las lentillas blandas no se pueden guardar secas, ni deben ser conservadas o lavadas con agua del grifo o agua embotellada, puesto que pueden contener bacterias, cloro y otras sustancias que pueden irritar o infectar los ojos.

La solución única está especialmente diseñada para lentillas blandas, incluyendo las lentillas fabricadas a base de hidrogel de silicona, tanto quincenales como mensuales, pero no se recomienda para lentillas duras o permeables, ya que estas requieren de otros procesos de conservación. Un ejemplo de este tipo de líquidos es la solución única en pack de Medifresh.

También te recomendamos leer:
Fotopsias: qué son y qué hacer cuando aparecen

Líquido para lentillas duras

Por su parte, los líquidos más indicados para las lentillas rígidas son diferentes. Las lentillas duras y permeables al gas, es decir, su estructura molecular permite el paso del oxígeno, contribuyendo a la buena salud de la córnea, necesitan para su limpieza y conservación dos líquidos: 

  • Un jabón limpiador: debe aplicarse con regularidad, frotándolo suavemente con la yema de los dedos durante varios segundos, para desinfectar la lentilla.  
  • Un acondicionador para guardar y conservar las lentillas en el lentillero: esta solución humecta, conserva y desinfecta las lentes de contacto rígidas, consiguiendo una sensación de confort ocular extra. 

Los limpiadores y acondicionadores más utilizados son los de la marca Boston, que puedes adquirir en nuestras tiendas o comprarlo online haciendo click aquí.

El confort y limpieza que necesitan tus ojos con lágrimas artificiales y soluciones salinas

Otro líquido por excelencia para el mantenimiento de las lentes de contacto y cuidado del ojo es la lágrima artificial. Muchas veces, para combatir la sensación de sequedad y molestias oculares que nos producen los ambientes con humo, el aire acondicionado, la calefacción, las pantallas o el viento, las lágrimas artificiales son la solución perfecta para aliviar y calmar la irritación del ojo.  

La lágrima artificial se puede aplicar directamente sobre la lentilla en el ojo o con la lentilla quitada. Notaremos cómo la solución refresca y calma el ojo y posibles irritaciones y enrojecimientos. 

Por su parte, las soluciones salinas se utilizan para limpiar las lentillas de partículas de polvo o suciedad que pueden quedar pegadas, así como refrescar la lente antes de colocarla. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la solución salina no cumple la función de desinfección, por lo que nunca debe emplearse para guardar las lentillas por la noche.