Saltar al contenido

¿Podemos oler con los ojos?

30/03/2016

Un estudio, llevado a cabo por el Instituto Neurológico de Montreal, y que ha sido publicado en la revista ‘Journal of Neuroscience’, ha revisado el conocimiento que tenemos sobre la complejidad biológica de los sentidos y señala que las estructuras cerebrales está mucho más interconectadas de lo que en un principio se creía. Según dicho estudio, la vista juega un papel imprescindible en el olfato y, aunque siempre que olemos una flor, un perfume, el vino de una copa o cualquier objeto, solemos cerrarlos para sentir más el olor, mantener los ojos abiertos nos ayuda a percibir mejor las sensaciones, por lo que podríamos decir que también podemos oler con los ojos.

Oler con los ojos, el sonido de los olores…

Nuestro cerebro tiene diferentes partes especializadas en cada uno de los cinco sentidos: vista, oído, olfato, gusto y tacto. Pero cuando utilizamos todos a la vez, recibimos una experiencia más coherente y que está basada en la información de todos los sentidos.
El estudio quería demostrar la idea de que la activación de las regiones del cerebro dedicadas a un solo sentido podría influir en el procesamiento de los otros, y se descubrió que la estimulación eléctrica de la corteza visual del cerebro lograba mejorar su actividad en tareas como la de identificar el olor.
Esta interconexión de los sentidos, que nos permite oler con los ojos, se ha descrito como sinestesia, una condición en la que al estimular un sentido se logran experiencias automáticas e involuntarias en otro sentido, logrando que podamos ver el color de los números, oler con los ojos, o escuchar los olores.
Así que la próxima vez que vayamos a oler una flor, o una copa de vino, tendremos que intentar hacerlo con los ojos abiertos para percibir mejor el aroma y llegar así a oler con los ojos.


Newsletter
Suscríbete a nuestra Newsletter