¿Cuál es el efecto de las pantallas en la vista de los niños?

Peligros de las pantallas para la vista de los niños

¿Te has preguntado alguna vez sobre el impacto que tienen las pantallas en nuestros hijos? Vivimos en un mundo hiperconectado donde los dispositivos electrónicos son parte de la vida cotidiana, pero, ¿a qué coste? La tecnología representa un avance significativo para la sociedad, pero puede convertirse en un peligro si no se utiliza con precaución, como sucede con el uso excesivo de pantallas.

El agotamiento visual que experimentan los niños después de pasar horas frente a una pantalla, es solo la punta del iceberg: la exposición prolongada a la luz azul de estos dispositivos puede tener efectos a largo plazo en la vista en desarrollo de nuestros pequeños. 

Es fácil dejarse llevar por la comodidad y el entretenimiento que ofrecen estos dispositivos, pero son varias las consecuencias que conlleva su uso desmedido: desde la fatiga visual hasta los trastornos del sueño, las pantallas han traído consigo una serie de preocupaciones que merecen nuestra atención.

¿Cómo afectan las pantallas a la vista de los niños?

El efecto más inmediato y evidente es la fatiga visual. El tiempo prolongado frente a una pantalla puede provocar síntomas molestos como ojos secos, irritación, visión borrosa, y dolores de cabeza. Asimismo, los músculos oculares pueden cansarse fácilmente debido al enfoque constante en un punto específico, especialmente en los niños, cuyos ojos aún están en desarrollo. 

Además, el uso constante de pantallas también puede impactar en la capacidad de los niños para enfocar objetos a diferentes distancias. Esto puede afectar a su desempeño en la escuela, principalmente en actividades que requieren cambios frecuentes entre la visión de cerca y la lejana, como leer pizarras o libros.

De forma concreta, la retina también puede verse afectada por la luz azul de las pantallas. A largo plazo, la exposición excesiva a la luz azul podría contribuir al desarrollo de problemas más serios como la degeneración macular, una condición ocular que puede ocasionar la pérdida de visión. 

Por otra parte, las pantallas también tienen un impacto significativo en la calidad del sueño, ya que la exposición a la luz azul antes de dormir puede perturbar la producción de melatonina, la hormona del sueño, haciendo que conciliar el sueño sea más difícil.

@medicalopticaaudicion 🔵 ¡Protégete y utiliza lentes con tratamiento para la luz azul! Evitarás la inflamación de la conjuntiva y la córnea, daños en el cristalino y la degeneración macular 👀 ¡Ojos felices! #salud #visión #luzazul #pantallas ♬ Overthinker – INZO

Buenas prácticas para proteger la vista de los niños

Afortunadamente, existen estrategias para mitigar estos riesgos, como limitar el tiempo de uso, realizar descansos frecuentes o ajustar la configuración de la pantalla. A continuación te explicamos varias medidas que permiten proteger los ojos y mantener una vista saludable:

  • Limitar el tiempo de pantalla: fija horarios específicos, implementa descansos regulares y promueve actividades alternativas que pueden ayudar a equilibrar su exposición digital.
  • Descansos frecuentes: cada 20 minutos, se recomienda mirar a una distancia de 6 metros durante al menos 20 segundos para relajar los ojos.
  • Ajustar la configuración de la pantalla: reducir el brillo y ajustar la temperatura de color de la pantalla hacia tonos más cálidos puede disminuir la cantidad de luz azul emitida, aliviando la tensión ocular.
  • Uso de filtros de luz azul: utilizar gafas de luz azul puede ayudar a reducir la cantidad de luz dañina que llega a los ojos de los niños y adolescentes.
  • Fomentar actividades al aire libre: estimular actividades al aire libre puede ayudar a contrarrestar el tiempo dedicado a las pantallas. La exposición a la luz natural beneficia la salud ocular y el bienestar general. 
También te recomendamos leer:
¿Qué es la ortoqueratología u orto k?

Si bien las pantallas son una parte integral de la vida moderna, es crucial adoptar medidas para proteger la vista de los niños. La combinación de limitar el tiempo frente a estos dispositivos, tomar descansos regulares y ajustar la configuración de las pantallas puede marcar la diferencia en la salud visual a largo plazo de los más jóvenes.

Como se suele decir, es mejor prevenir que curar. Realizar chequeos oftalmológicos periódicos es esencial para detectar cualquier problema visual a tiempo y recibir el tratamiento adecuado. Si tus hijos o tú estáis expuestos de forma diaria a las pantallas, es importante mitigar los riesgos. Pide cita en tu centro Medical Óptica Audición más cercano y revisaremos tu salud visual y la de los tuyos.

5/5 - (1 vote)

Sobre el autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top