Saltar al contenido

Las mejores gafas para conducir de noche o con baja luminosidad

Conoce las gafas con lentes para conducir de noche y con baja luminosidad

Ponerte al volante de un vehículo implica activar los 5 sentidos y mantener la atención en la carretera constantemente para garantizar tu propia seguridad y la de las personas que te rodean. Se estima que en torno al 90% de la información que recibimos a la hora de conducir nos viene a través del sentido en la vista. Por ello, es esencial conducir con unas condiciones visuales óptimas. 

¿Sabías que 3 de cada 4 españoles tienen algún problema visual, y no siempre lo tienen corregido? 

Es más, el 22% de los españoles reconoce no haberse hecho jamás una revisión de los ojos. 

La agudeza visual, un factor definitivo en la conducción

Tener un problema de salud visual impedirá que distingamos bien las señales, calculemos las distancias y controlemos la velocidad. Además, no tener una buena agudeza visual aumenta el cansancio y puede provocar accidentes, por lo que es sumamente importante hacerse revisiones de la vista regularmente y llevar unas gafas o lentillas con la graduación correcta.  

Sin embargo, los factores que más influyen en la conducción son externos: la luminosidad, los demás coches, las condiciones climáticas, etc.

Los efectos indeseados de los rayos solares se evitan con unas buenas gafas de sol, y si son polarizadas, mejor, ya que la lente polarizada filtra la luz solar, combate los deslumbramientos y destellos y reduce la fatiga visual. No obstante, las gafas polarizadas son indicadas únicamente para las horas del día en las que el sol incide directamente en los ojos. Pero, ¿qué ocurre cuando hay baja luminosidad? 

La baja luminosidad aumenta los accidentes de tráfico

Los días nublados, de lluvia, con niebla y las noches son los momentos más peligrosos para conducir. El 38% de los accidentes mortales en carretera ocurren entre las 8 de la tarde y las 8 de la mañana, y dado el reducido flujo de tráfico a estas horas, este dato nos hace entender lo imprescindible que es tener una buena iluminación para conducir bien. 

Las condiciones de luz óptimas nos permiten ir más seguros, ya que no solo vemos mejor, sino que hay mayor contraste entre los elementos de la carretera y el fondo, por lo que nuestro cerebro calcula mejor las distancias y por ende, la velocidad a la que debemos ir. Esto también nos permite poder frenar, reaccionar o reconocer las indicaciones de la vía a tiempo. 

¿Qué podemos hacer para mejorar la visibilidad en condiciones de luminosidad reducida?

¿La solución? Gafas con filtro especial para conducir con baja luminosidad

Desde Medical Óptica Audición sabemos que, sobre todo con el clima que tenemos en el norte, es indispensable contar con unas gafas que nos ayuden a conducir en condiciones de baja visibilidad y nos aporten mayor seguridad al volante. Por eso, ponemos a tu disposición unas lentes específicas para conducir con poca luz. Estas lentes cuentan con un filtro para conducción nocturna y diurna con baja luminosidad, y las puedes graduar en función de tus necesidades.

También te recomendamos leer:
¿De qué materiales se hacen las gafas de sol?

Para entender su funcionamiento, solo tenemos que fijarnos en el ojo humano, que tiene distintas sensibilidades a las longitudes de onda del espectro de luz visible. 

Las sensaciones visuales que nos producen las diferentes longitudes de onda no son siempre las mismas. Los estímulos de color tienen su valor máximo en el centro, en los 555 nanómetros, y los colores parecidos a esta tonalidad se van a percibir más fácilmente y con un mejor contraste. Lo contrario ocurre con las longitudes de onda de los extremos, donde el contraste disminuye. 

El filtro de color anaranjado de esta lente transmite al ojo una parte concreta del espectro, resaltando más ciertos colores y aumentando el contraste, lo que permite diferenciar las figuras del fondo, distinguir mejor los detalles y experimentar menos fatiga visual. 

Las lentes de conducción NO son un sustituto a las gafas de sol ni deben utilizarse en condiciones de mucha luz.

Cuando las nubes o la lluvia causan una luz muy escasa en la carretera, o si tenemos que conducir por la noche, lo mejor será contar con unas gafas para luminosidad disminuida. Estas nos ayudarán a mejorar el contraste y poder medir con mayor precisión la distancia a la que nos encontramos de los demás elementos de la vía. Gracias a ello, podremos calcular la velocidad o trayectoria a la que debemos ir, o frenar si fuese el caso. 

Además, las lentes de conducción son especialmente útiles para combatir los deslumbramientos de los faros de los otros coches. Actualmente los faros de prácticamente todos los coches suelen ser de Led o de Xenón, y emiten luces frías, con tonos azulados dentro del espectro visible. Las lentes anaranjadas para conducir bloquean esta luz, lo que hace que la intensidad de los molestos faros que vienen de frente la veamos muy disminuida, lo cual es una ventaja considerable que reduce los deslumbramientos, las distracciones y el cansancio al volante.

Otras recomendaciones para una conducción segura 

Para garantizar una conducción amena y segura, y evitar accidentes, las gafas con lentes para conducir son la mejor opción. Asimismo, también te recomendamos que no cojas el coche si estás cansado o si has ingerido alguna sustancia o medicamento que altere tu capacidad de conducción. Asegúrate de mantener el parabrisas siempre limpio, y de contar con unas gafas con una graduación correcta. 

Si tu visión empieza a ser borrosa, tienes mareos o dolores de cabeza con frecuencia, lagrimeo o enrojecimiento en los ojos, es posible que tu graduación haya cambiado. Pide cita en tu centro Medical Óptica Audición más cercano y te ayudaremos a encontrar las mejores gafas para conducir para ti. Descubre una conducción más cómoda y segura, no querrás que falten de la guantera de tu coche. 

Para finalizar te dejamos con este interesante vídeo que explica gráficamente la importancia del enfoque y el campo visual al conducir.