Saltar al contenido

Los ojos en el universo de Juego de Tronos

Los ojos en Canción de Hielo y Fuego y Juego de Tronos

En Medical Óptica Audición somos especialistas en el cuidado de ojos y oídos, nos apasiona compartir información útil contigo para ayudarte a tener una buena salud visual y auditiva, así como contarte curiosidades y datos interesantes sobre ellos. 

En esta entrega navegamos rumbo al universo de Canción de Hielo y Fuego de George R.R. Martin, saga cuyo autor parece tener fijación por los ojos, que utiliza con frecuencia a lo largo de sus libros en profecías, simbolismos, muertes y escenas destacadas. A continuación hacemos una recopilación de los momentos más memorables en los que los ojos han sido los protagonistas. 

Aviso: este artículo contiene spoilers para las temporadas 1-8 de Juego de Tronos y la temporada 1 de la Casa del Dragón. 

El color de los ojos en Juego de Tronos    

Al contrario de lo que muchos piensan, el color de ojos violeta no se da naturalmente, ni siquiera en Elizabeth Taylor. Sin embargo, en el mundo fantástico de Juego de Tronos, las personas de la sangre de la antigua Valyria tienen ojos en tonos púrpura, además de su característico pelo de color oro plateado o blanco platino.

Los ojos violeta de la casa Targaryen

A pesar de que no se vio en la serie de HBO debido a que decidieron no incluir este detalle por razones prácticas, algunos miembros de la casa Targaryen tienen los ojos morados, color asociado a la realeza, la magia, la sabiduría y el misterio. 

Rhaegar tenía los ojos de un color púrpura profundo y oscuro, color asociado a la tristeza y la muerte, Viserys tenía los ojos de color lila y Daenerys, de color violeta, a menudo comparados con ametistas. Otro famoso Targaryen con los ojos violeta fue Aegon I el Conquistador, fundador de la dinastía Targaryen en Poniente. 

Originalmente en el capítulo piloto que nunca llegó a emitirse, intentaron usar lentillas de color violeta, que acabaron teniendo un aspecto muy natural y realista. 

Sin embargo, resultaron ser algo incómodas para los actores Emilia Clarke (Daenerys) y Harry Lloyd (Viserys), por lo que la idea fue abandonada al volver a rodar el piloto, y nunca llegó a retomarse. 

De la precuela de la saga, Rhaenyra Targaryen y Laenor Velaryon, ambos descendientes de los valyrios, también tienen los ojos morados. 

Ojos rojos, casa Dragen

Otro color de iris que no se da naturalmente y que sólo aparece en la esclerótica (parte blanca del ojo) si se padece alguna afección ocular, es el rojo. Sin embargo, en Canción de Hielo y Fuego, los Dragens, o la «sangre de la víbora», tienen ojos de color rojo granate, carmesí o escarlata. Esta coloración sirve como prueba de que los Dragens tienen la sangre maldita. 

Ojos “pálidos”

Otro color recurrente son los ojos pálidos, que Martin utiliza para retratar a los villanos como Roose Bolton y su bastardo Ramsay, Tywin Lannister, o Ilyn Payne, que ejecutó a Ned Stark por orden de Joffrey.

Aquí la palidez del iris simboliza falta de pasión y de emoción, y la capacidad de enfrentar los retos fríamente. También consigue que se pierda expresividad, siendo más difíciles de leer y pudiendo ser aterradores. 

Los Niños de Bosque, ojos de gato con visión nocturna

Los Niños del Bosque tienen grandes orejas con las que pueden “oír cosas que ningún hombre puede oír” y suelen tener ojos grandes y rasgados de colores dorados y verdes con los que pueden ver en la oscuridad.

En raras ocasiones, uno de los Niños del Bosque nace con los ojos de color rojo sangre, señal de que han sido elegidos por los Antiguos Dioses. 

Heterocromía para simbolizar la dualidad o conflicto interno

Otro dato curioso sobre el color de ojos en la serie, es que algunos personajes presentan heterocromía, una condición muy poco común en humanos en la que una persona tiene los ojos de diferente color, o más de un color en un mismo ojo. 

El más conocido de ellos es Tyrion Lannister, que en los libros tiene un ojo negro y otro verde. Este rasgo ha dado mucho que hablar entre los fans de la saga, que especulan que puede tener algo que ver con su verdadero parentesco. 

En este universo fantástico, en ocasiones a las personas con heterocromía se les atribuyen poderes mágicos, como es el caso de Shiera Seastar, aunque lo más probable es que esto sea sólo un rumor y que las sospechas partan de la envidia o de que las personas están poco acostumbradas a ver esta condición, que a Shiera le confiere una singular belleza. 

Personajes de Juego de Tronos que han perdido un ojo

De los pocos que han vivido para contarlo, Lord Beric Dondarrion, conocido por ser líder de la Hermandad sin Estandartes, es famosamente conocido por haber muerto siete veces y haber sido revivido gracias a las oraciones de Thoros de Myr al Señor de la Luz. 

Beric Dondarrion, Señor del Relámpago

En una de estas ocasiones, después de haber sido capturado por los soldados Lannister, es ejecutado por traición, pero al no poder decidir si colgarlo o clavarle una daga en el ojo, optaron por hacer ambas.

Dondarrion no se recupera del todo de estas heridas físicas, sino que lleva graves cicatrices de cada una de ellas, especialmente la marca que le queda alrededor del cuello de cuando fue ahorcado, y la de su ojo derecho, que no volvió a crecer. En la serie lo vemos llevando un parche rudimentario en el lado derecho para ocultar la cicatriz.  

Aemond Targaryen, el Príncipe Tuerto

Otro personaje destacable que pierde un ojo es Aemond Targaryen, de la serie la Casa del Dragón. Aemond pierde su ojo derecho durante una pelea en la que su sobrino Lucerys Velaryon le hace un corte en la cara con una daga. 

Tras este suceso, Aemond concluye que “puede que haya perdido un ojo, pero he ganado un dragón”, frase que hace un guiño a las historias de la mitología griega y nórdica, en la que el sacrificio de un ojo podría otorgar un poder divino

Posteriormente, Aemond utiliza un zafiro azul como ojo protésico, y suele utilizar un parche para cubrir su cicatriz, cuando no quiere asustar a las damas nobles de la corte. 

Pero la pérdida de un ojo no sólo afecta a humanos, sino también a animales y criaturas fantásticas. Otra figura importante que pierde un ojo es Sunfire, un dragón que tendrá un rol crucial en la Casa del Dragón y que pierde un ojo en la batalla conocida como Danza Lunar (Moondance). 

También te recomendamos leer:
7 curiosidades sobre los ojos azules que no conocías

Muertes por puñaladas en el ojo en Juego de Tronos  

Y si hay algo que vemos una y otra vez en la serie, son muertes en las que el verdugo apunta directamente al ojo, o en el caso de Oberyn, a ambos ojos. La cuenca del ojo da fácil acceso al interior del cráneo, por lo que una perforación profunda a través de esta zona blanda ocasiona daños cerebrales fatales. 

Oberyn Martell, la Vípera Roja

Oberyn Martell, nos enamoró a todos desde su llegada a Desembarco del Rey en la temporada 4, donde tuvo una muerte especialmente gore y difícil de ver, en la que Gregor Clegane aprovecha la cavidad orbitaria para fracturarle el cráneo y aplastarlo con sus manos vacías y la fuerza bruta. 

A pesar de haber ganado el juicio por combate, la Montaña no sale ilesa. La espada de Oberyn estaba cubierta de veneno de Mantícora, lo que hace que las heridas de Gregor acaben siendo mortales.

Qyburn consigue reanimarlo y traerlo a un estado de zombie, donde uno de sus cambios más notables son las escleróticas de sus ojos de color rojo sangre y sus iris de un color amarillo enfermizo. 

Wun Wun, el último gigante

Wun Wun es un gigante que vive con el Pueblo Libre de los salvajes más allá del muro, y es una pieza clave que ayuda a Jon Nieve a recuperar Invernalia de Ramsay Bolton.

Por desgracia, Wun Wun es atacado por los Bolton y recibe varios flechazos, siendo una fatal flecha final la que se clava en su ojo y sella su destino.  

Arya Stark, la norteña partidaria del ojo por ojo  

Pasamos de muertes de personajes queridos a muertes de villanos como ser Meryn Trant, que mató al espadachín de Braavos, Syrio Forel. Años más tarde, la aprendiz del braavosi, Arya, encuentra a Meryn en un burdel donde trafica con menores, y lo ataca apuñalándolo en ambos ojos antes de clavarle la daga en el pecho. 

Como castigo, Jaquen H’ghar, ciega a Arya temporalmente, lo que la ayuda a entrenar de forma aún más eficaz y letal. 

Otra víctima de Arya en morir por una espada que le atraviesa el ojo es Lowell, un soldado de la Casa Lannister que se encuentra con Arya y El Perro casualmente cuando se detiene en una posada.

Arya recuerda la muerte de su amigo Polliver y le venga atravesando el ojo de Lowell , recuperando además a Aguja, su fina espada. 

David contra Goliat: un gigante contra una valiente 

Y hablando de lugar equivocado, momento equivocado, una de las “muertes por ojo” más memorables de la temporada 8 tiene lugar en la épica Batalla de Invernalia en la que Lyanna Mormont de la Isla del Oso, con su último aliento de vida, atraviesa el ojo del fantasmagórico gigante con una daga de vidriodragón. 

via GIPHY

Lo derriba cayendo con él, y ambos quedan tumbados sobre el frío suelo, una victoria para el bando de los que luchan por la vida, donde ambos la pierden. De esta forma, Lyanna Mormont se convierte en uno de los personajes jóvenes más queridos e inolvidables de Poniente. 

Son innumerables las “muertes por ojo” y lesiones que aparecen en la saga de Canción de Hielo y Fuego, nos hemos quedado sin mencionar muertes como la de Jory Cassel, el capitán de la guardia de los Stark que recibe una puñalada de Jaime Lannister en todo el ojo.

Además de rápida y bastante indolora, en estos casos el autor ha elegido una forma bastante poética en la que sus personajes arrebatan la vida de su contrincante. El verdugo es lo último que la víctima ve antes de perder la vista y la vida, y éste queda grabado en su retina, tal y como lo menciona Edgar Allan Poe en «El corazón delator».

El Cuervo de Tres Ojos

La figura del cuervo de tres ojos se remonta a los Hijos del Bosque. Este misterioso personaje ligado a los Antiguos Dioses de más allá del Muro es inmensamente poderoso y es una especie de oráculo que puede ver el pasado, presente y futuro a través de visiones en las que viaja en el tiempo. Se dice de él que tiene mil ojos, y uno, y, como vemos en la serie, desempeña un papel crucial en la derrota de los caminantes blancos.  

Menos poderoso pero similar a esto, es el poder de los cambiapieles, que tienen la capacidad de ver a través de los ojos de otros animales y controlarlos a voluntad entrando en su mente.

Ojos pintados en piedras, una costumbre funeraria

En una de las primeras escenas de la serie, vemos el velatorio de Jon Arryn, señor del Valle y difunto esposo de Lysa Arryn, que yace en un ataúd abierto y tiene colocadas dos piedras funerarias sobre los ojos cerrados, cada una pintada de forma que parecen ojos abiertos.

En temporadas posteriores, se repite el mismo ritual para el rey Joffrey, Mycella y Tywin Lannister. Esta costumbre de la fe de los Siete tiene un significado simbólico para recordar a los fieles que no deben temer a la muerte, porque no es realmente el final: cerramos los ojos en este mundo, pero los ojos se abren de nuevo en la otra vida.

En un lugar de Poniente, de cuyo final no quiero acordarme…

Otras menciones destacables de momentos en los que los ojos han sido una pieza fundamental en el puzzle de Juego de Tronos son la profecía de Melisandre a Arya, que suscitó muchas teorías entre los fans de la serie y libros:

“Veo una oscuridad en ti, y en esa oscuridad, unos ojos me miran fijamente. Ojos marrones, ojos azules, ojos verdes; ojos que cerrarás para siempre. Nos veremos de nuevo.”

Y efectivamente, se reencuentran en la 8ª temporada, en la que la Sacerdotisa Roja guía sutilmente a Arya en la lucha contra el ejército de los Caminantes Blancos

Temporada que inevitablemente nos remonta al nefasto final de la saga que conquistó al planeta y consiguió decepcionar colectivamente a millones de fans con un final que nadie quiere recordar.

Concluimos este recorrido por las escenas más importantes de Juego de Tronos en las que los ojos son los protagonistas, con una cita de Syrio Forel, el sabio espadachín braavosi que dijo así:  

“Abrir los ojos es lo único necesario. El corazón miente y la mente engaña, pero los ojos ven. Mira con los ojos. Escucha con los oídos. Saborea con la boca. Huele con la nariz. Siente con la piel. Y no pienses hasta después, y así sabrás la verdad. – Syrio Forel, Juego de Tronos, cap 4, p 513.”