Saltar al contenido

¿Qué hacía tan especiales los ojos de Elizabeth Taylor?

Ojo-al-dato-blog-elisabeth-taylor

Elizabeth Taylor, la legendaria actriz de Hollywood que enamoró al mundo entero con su mirada única, era conocida por su carrera cinematográfica, sus 8 matrimonios y sobre todo por sus deslumbrantes ojos de color violeta

Liz Taylor protagonizó películas tan aclamadas como Cleopatra, ¿Quién teme a Virginia Wolf?, Gigante o La gata sobre el tejado de zinc. Pero lo que quizás más distinguió a Elizabeth Taylor fue su polémica mirada presuntamente violeta, que dividió la opinión pública y dio lugar a encarnizadas disputas a lo largo de los años. 

Como ya hemos comentado en otros artículos, el color del iris de nuestros ojos está determinado principalmente por la cantidad de melanina y su distribución, así como por otros pigmentos que, en distintas combinaciones, provocan las diversas variedades de color de ojos que podemos encontrarnos.

Si bien más del 50% de la población mundial tiene los ojos marrones, los ojos de Elizabeth Taylor eran de un azul tan profundo, que daban la impresión de ser violeta. Este tono característico solo aparece en algunos albinos, cuyo rango de color de iris varía desde el azul al gris, por lo que el hecho de que se diese en alguien como Elizabeth Taylor provocó una conmoción colectiva que la lanzó al estrellato. 

Aunque ya sabemos que no hay ojos negros ni violetas, la mezcla de tonos rojos con reflejos azules producen un azul muy intenso que puede hacer que parezcan de este color morado desde algunos ángulos y con la iluminación adecuada.

Otro detalle especial de los ojos de Elizabeth Taylor

El ojo refleja la luz y los elementos que lo rodean, como el maquillaje, la ropa o la iluminación, influyen en gran medida en la intensidad del color del iris, y pueden hacer que la apariencia de los ojos cambie. Elizabeth Taylor tuvo a los mejores maquilladores del momento, y conocía los trucos para conseguir realzar la belleza natural de su mirada.

Pero esto no es todo. Hubo un segundo elemento que hacía tan llamativos los ojos de Elizabeth Taylor que es poco conocido, y es que a diferencia del resto de mortales, ¡tenía dos filas de pestañas! Aunque cabe mencionar que esta rara mutación ocurre con mayor frecuencia que su distintivo color de ojos, ya que normalmente la distribución de las pestañas se da a distintas alturas.

El contraste del color negro de las pestañas dobles realzaba el azul del iris, dándole más profundidad y contribuyendo a conseguir el aspecto de color violeta. Es más, cuando Taylor rodaba la película “Lassie, la cadena invisible” (Lassie come home), con tan solo 11 años, un cámara le pidió que se quitase las pestañas postizas, a lo que la joven Elizabeth contestó con la famosa frase: ¡no es maquillaje, soy yo!

No cabe duda de que a la actriz le tocó la lotería genética, y que nació para la gran pantalla. Sin embargo, también tuvo una salud extremadamente frágil y pasó decenas de veces por el quirófano a lo largo de su vida debido a problemas de corazón.  

Las pestañas supranumerarias son una mutación que se asocia a problemas cardíacos congénitos, por lo que hay quienes consideran las pestañas dobles de Elizabeth Taylor un “regalo envenenado” que contribuyó a su historial de problemas de corazón. Todo ello junto con una salud muy debilitada, le provocaron la muerte el 23 de marzo de 2011, a los 79 años. 

También te recomendamos leer:
Lateralidad cruzada, cuando vista y manos no se coordinan

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *