Saltar al contenido

¿Son las cataratas un problema exclusivo del avance de la edad?

¿Sabías que las cataratas no son un problema exclusivo de la edad?

Cuando pensamos en cataratas lo asociamos automáticamente a un problema ocular que aparece con el envejecimiento. Pero, ¿son las cataratas un problema exclusivo del avance de la edad? ¿Puede darse también en personas jóvenes, incluso en niños? ¿Podemos detectarlas y tratarlas a tiempo? Si quieres averiguarlo y conocer más acerca de las cataratas, sigue leyendo. 

Las cataratas, una patología ocular muy extendida 

Según un estudio de la Organización Mundial de la Salud, las cataratas son la principal causa de ceguera en el mundo. A pesar de ser reversibles quirúrgicamente y relativamente fáciles de eliminar, lamentablemente no en todas las partes del mundo se tienen los medios necesarios para hacerlo, por lo que la incidencia de ceguera y baja visión por catarata es muy elevada. 

Las cataratas son la causa más frecuente de ceguera en el mundo. 

Es más, hay más personas en el mundo con cataratas que con glaucoma, degeneración macular y retinopatía diabética juntas. 

Aunque la catarata es una patología que aparece en su gran mayoría en personas mayores de 65 años, también puede darse en personas jóvenes. En España cada vez hay más personas de más de 35 años que son diagnosticadas con cataratas. En función del momento y el lugar en el que aparecen, podemos clasificar las cataratas de la siguiente forma: 

  • Congénitas: aparecen al nacer y pueden ser hereditarias o debido a anomalías genéticas o a una lesión o infección durante el embarazo. 
  • Adquiridas: es la más frecuente y la que mayor pérdida de visión ocasiona.   
  • Subcapsulares: aparecen detrás del cristalino, y se da en personas diabéticas o que han tomado altas dosis de medicamentos con corticoides. 
  • Nucleares: aparecen en el centro y se van extendiendo hacia el borde. La catarata nuclear más común aparece con el envejecimiento. 
  • Corticales: empiezan en la periferia y se extienden con pequeñas ramificaciones hacia el centro. 

También hay otros tipos de cataratas como la secundaria que puede desarrollarse tras una cirugía por otros problemas oculares, la traumática después de una herida o golpe en el ojo, que puede aparecer incluso varios años después del golpe, o la catarata por radiación, desarrollada tras estar expuesto a radiación. 

Factores que propician la aparición de cataratas

Además del avance de la edad, el factor más determinante en la aparición de cataratas, hay otros factores de riesgo que es importante que conozcas. Estos son: 

  • Exposición a la luz solar
  • Tabaquismo
  • Obesidad
  • Consumo significativo de alcohol
  • Exposición a altas temperaturas (por ejemplo en trabajos como fábricas o fundiciones donde se manipulan materiales a temperaturas muy elevadas)
  • Tomar corticoides durante un tiempo prolongado
  • Miopía alta
  • Diabetes
  • Hipertensión 
  • Tener antecedentes familiares. 

Como puedes ver, es relativamente sencillo atrasar la aparición de cataratas llevando un estilo de vida saludable y equilibrado y protegiendo tus ojos de la exposición solar. Para ello, ponte gafas de sol siempre que salgas a la calle, incluso en días nublados. 

¿Por qué aparecen las cataratas? Síntomas y primeros indicios en los que fijarte

Para entender las cataratas debemos fijarnos en el cristalino, que es una lente que tenemos dentro del ojo y que actúa como una lupa que enfoca la luz en nuestra retina y las imágenes de elementos de nuestro entorno situados a distintas distancias. 

También te recomendamos leer:
Miodesopsias: moscas volantes en la vista. Tratamiento

Es una estructura que se compone en su mayoría por agua y unas proteínas colocadas en una distribución específica que proporcionan al cristalino su característica transparencia (de ahí el origen de su nombre) y permiten el paso de la luz. 

Sin embargo, con el paso de los años estas proteínas pueden perder su organización y empezar a formar pequeñas agrupaciones o cúmulos densos, perdiendo la transparencia del ojo y nublando el cristalino. Esta opacidad de la transparencia es lo que se conoce como catarata. 

Solo en algunos casos muy extremos se puede apreciar la catarata a simple vista. Generalmente, solo se pueden ver con instrumentos oftalmológicos en gabinetes ópticos, y si la catarata está en un estado muy incipiente no se podrá detectar hasta que acudas a una revisión de la vista. 

La mayoría de las cataratas se desarrollan muy lentamente y no alteran la vista en etapas tempranas. Pero con el paso del tiempo, terminarán interfiriendo en tu visión. Por ello te recomendamos una revisión de la vista al año como mínimo, para descartar posibles patologías y problemas visuales.  

Las personas que padecen esta patología experimentan una visión borrosa, similar a ver a través de una ventana empañada o escarchada, y la visión nublada dificulta actividades como leer o conducir, sobre todo de noche. 

Los principales signos y síntomas de las cataratas incluyen los siguientes:

  • Visión opaca, borrosa o tenue
  • Dificultad para ver de noche
  • Sensibilidad a la luz y molestias agudas frente a destellos y deslumbramientos
  • Necesidad de luz brillante para leer o realizar actividades que requieran ver de cerca
  • Visión de halos alrededor de las luces
  • Cambios en la prescripción de las gafas o lentillas
  • Pérdida de colores, ver los colores menos intensificados o de un color amarillento
  • Visión doble en un solo ojo
  • Dolores de ojos y cefalea repentina
  • Cristalino cada vez más turbio y opaco

Cuando los síntomas de las cataratas todavía son leves, podemos llevar una vida normal simplemente usando gafas o lentillas y regulando la cantidad y calidad de iluminación que necesitamos para las tareas del día a día. 

Sin embargo, cuando estos se intensifican y la visión es muy mala, incluso con gafas o lentillas, el oftalmólogo decidirá si intervenir quirúrgicamente en función del estado de la catarata y del historial médico.

Puedes ver en detalle en qué consiste esta operación en el vídeo que te dejamos a continuación:

En definitiva, las cataratas no son una afección que aparece exclusivamente con el envejecimiento. Si notas cambios en tu visión o manifiestas visión doble, dolores repentinos de cabeza u ojos, destellos o alguno de los síntomas mencionados anteriormente, consulta con tu médico cuanto antes para realizarte un chequeo de la vista.

Pide cita en tu centro Medical Óptica Audición más cercano, ponemos a tu disposición gabinetes especializados equipados con todo lo necesario para cuidar de tu salud visual.