¡Brillo en los ojos! No cabe duda, están locamente enamorados.

Responder