Saltar al contenido

¿Practicas todos los cuidados del oído en verano?

14/08/2017

Durante los meses de verano, los oídos sufren una mayor cantidad de afecciones. Y esto no solo se debe a los constantes baños en playas, ríos y piscinas, lo cual incrementa ciertos tipos de lesiones auditivas, sino a diversos factores que tienen lugar en esta época del año. Es por ello que, a continuación, te descubrimos los 5 principales enemigos de tus oídos durante la época más calurosa del año, para que pongas en práctica las mejores recomendaciones sobre los cuidados del oído en verano.

  1. Los vuelos: Las maniobras de despegue y aterrizaje del avión pueden provocar graves molestias auditivas, debido a los severos cambios de presión en los aviones. Para evitar estas dolencias, mantén la boca ocupada con un chicle o un caramelo mientras el avión despegue o aterrice. También se recomienda respirar profundamente con la nariz tapada para evitar que los oídos se taponen.
  2. La deshidratación: La deshidratación es uno de tus principales enemigos durante el verano. Si no te hidratas lo suficiente durante esta época puedes sufrir mareos, vértigos o incluso acúfenos (los golpes que notamos en nuestros oídos). Esto puede ocurrir como consecuencia de la disminución del volumen de circulación de la sangre y por la tensión arterial baja. Para evitar estas molestias, una solución sencilla es tomar alrededor de 8 vasos de agua al día.
  3. El aire acondicionado: Los aires acondicionados reducen la humedad ambiental para generar frío artificial, lo cual puede acabar afectando a tus oídos. Cuando la región nasal y la mucosa se resecan, basta con que una bacteria ingrese por las fosas nasales para que se aloje en tus oídos y estos se infecten. Como medida preventiva se recomienda humedecer el ambiente, colocando recipientes de agua para contrarrestar el efecto del aire, o utilizando el aire acondicionado por periodos de tiempo cortos.
  4. Los bastoncillos: Al acudir constantemente a playas y piscinas, es normal tener la constante sensación de oídos mojados, y es entonces cuando se recurre a los bastoncillos. El principal error en este caso es la limpieza excesiva de los oídos, ya que esto puede provocar múltiples alteraciones auditivas, porque al eliminar por completo el cerumen, dejas tus oídos sin protección ante las bacterias y cuerpos extraños. Puedes utilizar los tapones de baño para proteger tus oídos cuando te bañes.
  5. El volumen alto: El constante ruido alto e intenso, como el de discotecas, espectáculos e incluso el de los auriculares, puede causar pérdidas auditivas irreversibles. Para evitar estos daños es recomendable utilizar tapones de oído en el caso de acudir a lugares con el volumen muy alto, y mantener el volumen bajo de los auriculares.

¡Pon en práctica nuestras recomendaciones sobre los cuidados del oído en verano y disfruta!


Newsletter
Suscríbete a nuestra Newsletter