Saltar al contenido

Cómo se lee el iris del ojo en sistemas de seguridad

¿Sabes cómo se lee el iris del ojo como medio para identificarnos? Hay diferentes partes de nuestro cuerpo que nos hacen únicos. El ácido desoxirribonucleico, más conocido como ADN, es el elemento que más nos diferencia del resto de seres humanos, ya que es distinto incluso entre gemelos idénticos, según han demostrado los estudios más recientes. También las huellas dactilares son utilizadas por la policía y la ciencia forense, para la identificación de las personas, aunque este elemento de identificación ha perdido en parte su brillo, ya que las huellas pueden dañarse por quemaduras químicas o ciertos trabajos, desgastarse por los efectos de algunos medicamentos, o porque algunas personas nacen sin ellas, como consecuencia de un trastorno llamado adermatoglifia.
Así, y como medida alternativa, en los últimos años está proliferando la lectura del iris del ojo como medida de control eficaz de las personas. Esto ocurre porque nuestros ojos también tienen sus partes exclusivas, como la retina y el iris. El patrón de vasos sanguíneos de la retina es único para cada persona y en ella se pueden ver, además, las primeras señales de distintas enfermedades, como la diabetes, o la esclerosis múltiple.

Cómo se lee el iris del ojo

El iris da el color a nuestros ojos y, si los observamos en un espejo, veremos patrones aleatorios distintos en cada ojo. Mientras las huellas dactilares tienen 40 características que las hacen únicas, y pueden deteriorarse al estar expuestas, el iris dispone de 256 características únicas y está protegido por la córnea.
Así, el reconocimiento del iris se realiza mediante unos escáneres que convierten el mapa de nuestro iris en números, calculando las coordenadas de cada irregularidad en base a círculos concéntricos que tienen como centro la pupila del ojo. Las coordenadas de estas irregularidades son únicas de cada persona, y hacen que el reconocimiento del iris sea 10 veces más seguro que el reconocimiento a través de las huellas dactilares, con lo que es una de las formas más seguras de identificación, y que se seguirá expandiendo en los próximos años. ¡Ya tenemos un nuevo motivo para disfrutar de nuestros ojos únicos!

También te recomendamos leer:
Revisiones visuales a partir de los 40 años