Saltar al contenido

¿Por qué lloramos, a veces, sin ningún motivo?

18/08/2016

Desde el momento en que nacemos, los seres humanos tenemos la capacidad de llorar. El mecanismo y los motivos del llanto evolucionan en función de la capacidad de independencia que vamos adquiriendo con el paso de los años. Por eso es más habitual que un bebé llore frecuentemente porque tiene frío, hambre, sueño… Frente a un adulto, quién ya tiene sus necesidades básicas cubiertas.
Sin embargo, en ocasiones nuestros ojos comienzan a llorar por sí mismos, independientemente de la edad que tengamos. Y, aunque el hecho de por qué ocurre está aún por demostrarse, principalmente se trata de una forma natural de limpieza de nuestros ojos.
La función de las lágrimas es mantener la buena salud de nuestros ojos, pues se encargan de lubricarlos para protegerlos de los agentes externos (polvo, polen, arena…). Pero, además de la salud ocular, estas gotitas que se desplazan por nuestro rostro también están relacionadas con los estímulos de carácter emocional que provocan que lloremos, como la angustia, el dolor, o la alegría.

La salud emocional y el llanto

Los científicos no encuentran un motivo que explique por qué lloramos, pues sentir ansiedad, dolor o pena es una habilidad innata del ser humano. Pero, a pesar de que el hecho de llorar no nos ayude a salir de esa situación, lo hacemos sin poder evitarlo.
Lo que sí se puede afirmar es que, aunque consideramos que reír es algo positivo y llorar es negativo, o incluso traumático; el llanto también tiene algunas ventajas ya que nos permite eliminar adrenalina y noradrenalina. Con ello logramos desahogarnos, relajar las emociones y ver con claridad, ya que las penas nos obstruyen el intelecto.
Ante la pregunta de por qué lloramos, los investigadores afirman que esta acción tiene un efecto saludable en los seres humanos y es un calmante natural que ayuda a que el dolor no sea tan fuerte como pudiera parecer. Llorar no arregla los problemas, pero nos hace sentir mejor.


Newsletter
Suscríbete a nuestra Newsletter