Saltar al contenido

¿Cómo saber cuál es mi ojo dominante?

Encuentra tu ojo dominante

Así como desarrollamos más habilidades con una mano que con la otra y llegamos a ser zurdos o diestros, con los ojos pasa lo mismo. Durante los primeros años de vida ensayamos ambos lados del cuerpo, y a partir de esa edad, nuestro cerebro determina el ojo por el que tiene predilección, denominado ojo dominante. A continuación te contamos qué es y por qué puede ser útil saber cuál es tu ojo dominante. 

Ojo dominante: qué es 

El ojo dominante es aquel utilizado por el cerebro para fijar la vista. Tiene una mayor agudeza visual y transmite con mayor precisión la información sobre distancias y ubicación de los objetos al cerebro. Los dos ojos funcionan bien y tienen una precisión visual relativamente igual, pero simplemente uno de los ojos es el principal o el preferido

En casos de ambliopías y estrabismo, el término ojo dominante se utiliza para identificar al ojo con una visión y funcionamiento normales.

Es posible que pienses que si eres diestro tu ojo dominante será el derecho, y viceversa, pero esto no siempre se cumple. Aunque estas características pueden estar asociadas, no están directamente relacionadas, ya que es imposible predecir cuál va a ser el ojo dominante de una persona basándose en si es zurda o diestra. 

Sin embargo, las estadísticas realizadas indican que sí hay una preponderancia del ojo derecho como ojo dominante. Las personas diestras representan el 90% de la población, de las cuales, un 67% aproximadamente, tienen el ojo derecho como dominante.      

Descubre cuál es el tuyo con esta sencilla prueba

Si quieres saber cuál es el ojo preferido de tu cerebro, puedes averiguarlo haciendo este sencillo test:

  1. Encuentra un objeto a unos 4 metros de distancia de ti. Puede ser un reloj de pared, un cuadro o la manija de una puerta.
  2. Gira el cuerpo y la cabeza en dicha dirección y centra la mirada en ese objeto.
  3. Extiende un brazo y apunta con el índice o pulgar, superponiéndolo sobre ese objeto. No te preocupes si el pulgar parece desaparecer parcialmente del campo de visión, es normal que esto ocurra.
  4. Guiña o cubre uno de los ojos y sin moverte, mira hacia el objeto con el ojo libre.
  5. Repite el paso anterior cambiando de ojo.
  6. El ojo que mantiene el dedo sobre el objeto, o más cerca de este, es tu ojo dominante.

Te proponemos otra sencilla prueba para determinar tu ojo dominante:

  1. Manteniendo una postura relajada y el cuerpo y cabeza orientados hacia un objeto a unos 4 metros de distancia, centra la mirada en dicho objeto. 
  2. Extiende ambos brazos y crea un triángulo con los pulgares y los índices de la mano.
  3. Centra el objeto en esta apertura con ambos ojos abiertos.
  4. Sin moverte, cierra el ojo izquierdo y mira al objeto.
  5. Repítelo con el ojo derecho.
  6. El ojo con el que el objeto permanece centrado o parcialmente enmarcado dentro del triángulo, es tu ojo dominante.
También te recomendamos leer:
Así afecta la hipertensión y el colesterol a tu vista

¿Para qué sirve saber cuál es el ojo dominante?

Tu cerebro está programado para favorecer tu ojo dominante. En otras palabras, tu cerebro utiliza el ojo dominante para obtener información más precisa sobre la imagen y la posición, lo que es especialmente útil en actividades que requieran cierta puntería. Saber cuál es tu ojo dominante te puede ayudar a rendir mejor en actividades profesionales, deportivas o recreativas, como:

  • En fotografía: tanto para los fotógrafos profesionales como amateur, mirar por el visor de la cámara con el ojo dominante favorece a tener una vista previa más precisa de la fotografía que se va a capturar. Si utilizas el ojo no dominante, ciertos detalles que crees estar captando pueden aparecer ligeramente desviados, desplazados o fuera del encuadre. Lo mismo sucede a la hora de mirar a través de un telescopio, microscopio, prismáticos o catalejos miradores.
  • Para actividades de tiro como la arquería, la caza, dardos, tirachinas o juegos de feria. ¿Tienes problemas para acertar con objetivos móviles? Conociendo tu ojo dominante, podrás utilizarlo para enfocar y apuntar, mejorando la precisión de tiro y la coordinación entre ojos y manos. Debes disparar con la mano izquierda si tu ojo dominante es el izquierdo, y con la derecha si es el derecho, sin importar si tu mano más hábil es la opuesta. Con objetivos en movimiento, lo más recomendable para tener una visión periférica y percepción de la profundidad completa, es mantener los dos ojos abiertos mientras te preparas para el tiro, y cerrar el ojo no dominante justo antes del tiro, para hacer ajustes como alinear el cañón o la flecha en el último segundo. 
Qué es el ojo dominante y cómo funciona
  • En deportes como el béisbol, el cricket o el golf, una alineación adecuada de la cabeza, ojos y cuerpo es fundamental, y a la hora de practicar estos deportes, conocer tu ojo dominante y mantenerlo en la pelota te ayudará a aprovechar al máximo la vista y mejorar los golpes. 
  • Asimismo, los oftalmólogos se sirven del ojo dominante para asignar ciertos tratamientos o calcular valores para corregir los defectos refractivos (miopía, hipermetropía y astigmatismo).  

No todo el mundo tiene un ojo dominante: ¿cómo saber si no lo tengo?

¿Es posible no tener un ojo dominante? Sí, aunque es muy poco frecuente

Algunas personas tienen una dominancia muy clara y definida entre ambos ojos, mientras que otras la tienen menos. Si al realizar una prueba de ojo dominante, no hay una diferencia muy evidente o un alto grado de dominancia entre ambos ojos, lo más probable es que la persona tenga lo que se conoce como una dominancia ocular mixta, o alternante. 

Al igual que existen ambidiestros (personas que no son ni zurdas ni diestras), un 17% de la población tienen una dominancia ocular mixta, y utilizan uno de los ojos como dominante para ciertas actividades, y el otro para otras.