Saltar al contenido

Oído absoluto, la capacidad innata de los genios de la música

Conoce el oído absoluto, la habilidad musical nata

¿Has escuchado alguna vez a alguien decir “este toca de oído”? ¿O el clásico de “mi hijo tiene oído para la música”? Estas afirmaciones no están muy alejadas de la realidad. Aproximadamente 1 de cada 10.000 personas en el mundo tienen oído absoluto, también conocido como oído perfecto u oído natural. Esta virtud propia no solo de savants y profesionales de la música, hace referencia a la capacidad de identificar un estímulo auditivo, ya sea una melodía o un ruido del tráfico, con su correspondiente nota musical

No tienes que ser músico para tener oído absoluto. Sin embargo, es necesaria una preparación musical para el desarrollo completo del potencial auditivo de una persona con esta condición. 

¿Qué es el oído absoluto?

Esta privilegiada condición confiere la capacidad de reconocer e identificar notas musicales concretas en estímulos auditivos aislados, sin necesidad de recurrir a una referencia auditiva previa. 

Según la revista científica Journal of Neuroscience, el oído absoluto puede darse en varios niveles o grados, pero generalmente implica algunas o todas las siguientes habilidades:

  • Identificar y nombrar de forma instantánea, casi automática, las notas musicales tocadas en uno o varios instrumentos simultáneamente.
  • Reconocer la tonalidad de una pieza musical.
  • Poder cantar o entonar una nota determinada solicitada sin una referencia externa de base.
  • Identificar con exactitud ruidos cotidianos como el llanto de un bebé, el tintineo de vasos, un ladrido de perro o el claxon de un coche, con sus correspondientes notas musicales.
  • Reproducir una canción a la perfección sin partitura en un instrumento o con la voz, tras haberla escuchado una sola vez. 

Dentro de los tipos de oído absoluto encontramos varios niveles, entre los que se encuentran el oído absoluto activo, pasivo y muy fino. 

Las personas con oído absoluto pasivo son capaces de reconocer notas individuales en los sonidos que escuchan, y pueden identificar la tonalidad de una composición musical, en el caso de que tengan un cierto nivel de conocimiento musical. 

Aquellos que tienen oído absoluto activo son capaces de cantar cualquier nota que se les solicite, sin ninguna referencia externa. Las personas que poseen lo que se conoce como oído absoluto muy fino son extremadamente raras, ya que su nivel de afinación es tal, que son capaces de distinguir cuando la nota que están escuchando es sobreaguda, es decir, que está ligeramente por encima de la frecuencia exacta del sistema de afinación de 440 Hz, o calada (ligeramente más baja). Se han dado casos de músicos con oído absoluto muy fino que han podido reconocer cuando una obra está desafinada con respecto a la afinación común a una distancia de pocos savarts. Un savart es una unidad de medida de la afinación que equivale a 4 cents, siendo 1 cent la centésima parte de un semitono, la distancia media entre una nota y otra. 

Algunas personas están más predispuestas a tener oído absoluto que otras. Por ejemplo, un estudio mostró que entre los autistas y quienes padecen el síndrome de Williams, la incidencia del oído absoluto es del 1/20 o más. Asimismo, las personas que nacen con hipoplasia del nervio óptico (causante de pérdida visual) o sinestesia, presentan niveles más elevados de oído absoluto. Los músicos ciegos tienen más probabilidades de desarrollar oído absoluto durante la infancia que los videntes.

Mito o realidad: ¿se puede adquirir el oído absoluto?

Muchos prometen que aplicando ciertas técnicas y con práctica, es posible llegar a tener oído absoluto. Pero este don nato es una condición genética que se desarrolla en el vientre materno o en la infancia temprana, que podría deberse a un gen dominante autosómico.   

No se sabe con certeza si se trata de un gen heredado de los progenitores o es una anomalía del cerebro. Lo que sí se sabe es que la diferencia entre las personas con oído absoluto y con oído relativo no se encuentra en el sistema auditivo, sino en el cerebro.

El oído absoluto no se desarrolla con la edad, es algo innato. 

Mientras que muchas personas pueden reconocer y nombrar el color azul por su frecuencia, sólo aquellos que han tenido una orientación temprana y deliberada de los nombres de las notas serán capaces de identificar un si bemol o un do natural. 

Los estudios realizados hasta la fecha afirman que el oído absoluto es un acto de cognición, que requiere una memoria de las frecuencias acústicas, el haber asignado un nombre a cada una (por ejemplo, el pitido del despertador es un fa sostenido) y el poder orientarse en el rango común de lo que consideramos notas. Puede ser análogo a reconocer colores, fonemas u otras categorías de percepción de estímulos sonoros. 

También te recomendamos leer:
Famosos con sinestesia

Algunos intérpretes con oído relativo que han acumulado experiencia y conocimientos de música, tienen facilidad para reconocer tonalidades o notas aisladas de forma eventual, pero no se trata de un desarrollo del oído absoluto, sino del resultado de años de trabajo y estudio.

El oído absoluto también en el reino animal

Bien es sabido que hay animales con habilidades musicales, y el oído absoluto no se queda atrás. Un estudio realizado por Elisabeth Marvin y Elissa Newport ha demostrado que esta condición no se limita exclusivamente a los humanos, sino que también está presente en animales. Algunos ejemplares de lobos, murciélagos, jerbos, ciertos pájaros cantores y otras aves también han exhibido esta habilidad.

Estos animales son capaces de repetir de forma afinada los sonidos que oyen y no reconocen una melodía cuando la tonalidad de la misma cambia. Se estima que poseen esta capacidad melódica con el fin de encontrar pareja o comida. En los animales, al igual que en los humanos, también parece evidenciarse el hecho de que se trata de un tema cerebral y no exclusivamente auditivo. 

¿El oído absoluto produce sordera?

El famoso compositor y pianista Beethoven empezó a perder audición a la edad de 25 años, y para el momento de su muerte, la había perdido completamente. Otros músicos con oído absoluto como Phil Collins, Eric Clapton o Mandy Harvey también han sufrido pérdidas de audición, por lo que se ha especulado que el oído absoluto podría incidir en la pérdida auditiva.

La música es una de las profesiones más arriesgadas en lo que al cuidado de la salud auditiva se refiere. Se estima que aproximadamente un 50% de los profesionales de la música sufren algún tipo de pérdida auditiva a lo largo de su vida.

No cabe duda de que los músicos tienen una sensibilidad y una afinidad aparte para la música, que les diferencia del resto. Convertir su pasión en una profesión y dedicar su vida a la música es una espada de doble filo, ya que el estar expuestos durante varias horas al día a sonidos que exceden los 8 dB, pudiendo llegar en ocasiones hasta los 110 dB, (teniendo en cuenta que el umbral del dolor está en los 120 dB), indudablemente deriva en problemas auditivos irreversibles.

No se puede asociar la pérdida auditiva al oído absoluto, ya que se trata más de una consecuencia inherente a la profesión de músico. Pero no todo son malas noticias. Los músicos con oído absoluto que han experimentado problemas auditivos o que tienen sordera parcial afirman que esta habilidad es una ventaja que les ayuda a seguir interpretando y practicando música.

Superpoder o maldición

A lo largo de la historia de la música han existido muchos artistas célebres que han poseído esta cualidad innata. Desde músicos clásicos de renombre como Bach, Mozart o Beethoven hasta contemporáneos como Freddie Mercury, Stevie Wonder y Michael Jackson. Artistas españoles como Ana Torroja, Charly García o el chelista Pablo Fernández también presentan este rasgo. 

Tener oído absoluto no te convierte en Superman ni te agudiza los sentidos como para escuchar un alfiler caer a 100 kilómetros o frecuencias que sólo oyen los perros. Pero sí es un rasgo peculiar, ya que los que lo tienen no oyen el mundo como el resto de personas. Imagina asistir a un concierto y escuchar todas las notas de la pieza que se está interpretando, simultáneamente. 

Para los profesionales de la música, este don que se traduce en una mayor habilidad musical, también puede convertirse en una auténtica pesadilla. El escuchar no sólo las notas, sino el grado de afinación, puede ser insoportable, ya que siempre oirás los errores y desafinaciones. Se han dado casos de directores de orquesta y concertistas con oído absoluto que han perdido trabajos o han tenido que dimitir debido a esto. Uno de ellos afirma en el documental Perfect Pitch: “preferiría poder activarlo y desactivarlo en mi cabeza”. 

Averigua si tienes oído absoluto

Si te identificas con lo que has leído hasta ahora, te dejamos este vídeo para que pongas a prueba tus habilidades musicales: