Saltar al contenido

Entra en el verano con lentillas de colores

¿Cuántas veces te has preguntado cómo te verías si tuvieras los ojos de otro color? El color de los ojos tiene mucha influencia en nuestra mirada, y contrasta con el color de nuestra piel y nuestro cabello.
Por eso, existen las lentillas de colores, y las podemos utilizar con o sin graduación.
¿Qué se siente cuando te pones las lentillas de colores? Al principio, sientes como si tuvieras una capita de color que no te permite ver completamente nítido. No te preocupes. El ojo se acostumbra muy rápidamente a ellas y de pronto, dejas de acordarte que las llevas puestas. A partir de ese momento, cada vez que te las vuelvas a poner, tu ojo se acordará de ellas y no necesitarás adaptación.
¿Qué lentillas de colores me van mejor? Lo primero que tienes que pensar es qué color de ojos te gustaría tener. No hay restricciones; puedes llevar el color que quieras. Pero para que se vea natural, es mejor que no haya demasiado contraste entre tu color actual  y el color elegido. Es decir; si tus ojos son de color marrón oscuro y te quieres poner un color verde, elige un verde oscuro; si por el contrario, tienes los ojos marrón claro, puedes elegir un verde claro y se verá muy natural.
Además, podemos cambiar de color por un día, incluso por unas horas. Si no nos convence el resultado, no tenemos que seguir usándolas más. ¿Por qué no comenzar el verano con un nuevo color de ojos?
¡Anímate y prueba!
 

También te recomendamos leer:
Gafas de sol para el otoño-invierno