7 personajes inolvidables del cine y la televisión con un solo ojo

Personajes de películas y series con un solo ojo

Los personajes más populares de series y películas que han tenido la mala suerte de perder un ojo, se han ganado a los espectadores con sus personalidades imponentes o misteriosas. El insigne parche en un ojo parece ser marca registrada de los piratas, del gemelo malvado o del rebelde sin causa. 

Generalmente, los personajes con un solo ojo son guerreros experimentados, tipos duros secretamente en conflicto consigo mismos… o ambas. Lo cierto es que la pérdida de uno de los ojos parece servir más para añadir un aire de intriga, como un rasgo de carácter para el chico rudo del grupo o para un efecto sorpresa, pero tiene pocas repercusiones a nivel físico. Tras esta grave lesión, estos personajes no parecen perder la percepción de la profundidad cuando siguen luchando como si nada hubiera pasado ni se inmutan más allá de un par de muecas de dolor o rabia. 

A continuación hacemos un repaso por los personajes con un solo ojo más memorables del cine y la televisión y concluimos con las repercusiones reales que aparecen cuando una persona no ficticia pierde un ojo o la vista en uno de los ojos.

*Nota: hemos excluido de esta entrega a todos los personajes de dibujos que tienen un solo ojo por una mutación o por su fisiología natural como Plankton de Bob Esponja, los Minions, Leela de Futurama o Mike Wazowski de Monstruos S.A. 

1. Alastor Moody de Harry Potter

Este mítico personaje de Harry Potter, interpretado por Brendan Gleeson, se caracteriza por su personalidad excéntrica, su distintiva apariencia física, sus habilidades de lucha y por su ojo mágico

Durante la batalla contra los seguidores de Voldemort, perdió un brazo, una parte de la nariz y un ojo. Sin embargo, Moody no se rindió tras la pérdida de su ojo (que fue arrancado por Evan Rosier) y este fue reemplazado por uno mágico que le proporcionó una visión mejorada que le otorgaba la capacidad de ver a través de los objetos, incluyendo techos, suelos, paredes, personas, la Capa de Invisibilidad, e incluso, curiosamente, la cabeza del mismo Moody.

2. Elle Driver de Kill Bill

Elle Driver, interpretada por la actriz Darryl Hannah, es conocida por su nombre en clave Crótalo de California y por su ojo perdido que tapa con un parche. Elle es aparentemente la miembro más cruel del Escuadrón Asesino Víbora Letal y la antagonista de Beatrix, la sanguinaria protagonista de la saga. 

En uno de sus entrenamientos con Pai Mei y tras insultarlo llamándole “miserable viejo bobo”, éste le arranca a Elle el ojo derecho. Tras perder un ojo por su carácter incorregible, Elle no cambia su conducta ni sus motivaciones, sino que sigue siendo la villana de la saga con las mismas habilidades físicas y mentales. 

Lo demuestra en la lucha cuerpo a cuerpo, con katanas y también con sus habilidades persuasivas, siendo capaz de “vencer a sus oponentes” sin tener que levantar un solo dedo, ya que en varias ocasiones miente de forma muy convincente y se sale con la suya. Finalmente y tras una larga pelea con Beatrix, ésta llevó a cabo un ataque en el que le arrancó rápidamente el ojo restante con la mano. A pesar de esta brutal derrota, Elle sigue viva y su nombre no es tachado de la lista de la Novia. 

3. El Gobernador de The Walking Dead

Philip Blake, más conocido como El Gobernador, es otro de los personajes que pierde un ojo en una pelea. En este caso, fue una lucha contra Michonne ya que esta quería asesinar a Penny, la hija del Gobernador que había sido zombificada. Tras enzarzarse en una brutal pelea, Philip estuvo a punto de asesinar a Michonne pero ésta logró salvarse clavándole un pedazo de cristal en el ojo derecho. 

La cosa queda en familia ya que Carl Grimes, hijo de El Gobernador, también pierde un ojo. A diferencia de su padre, Carl sufre el impacto de una bala en la parte del cráneo que está por encima del pómulo, que rebota y envía fragmentos de hueso al ojo. Su lesión no fue fatal, se recupera y oculta la pérdida de su ojo con un parche. Tras este incidente, Carl se convierte en un adolescente duro, implacable pero mucho más introvertido.

4. Aemond Targaryen de la Casa del Dragón

Pocos nos podíamos imaginar que una pelea entre 5 chiquillos acabaría de una forma tan gore en la que un niño de 6 años (Lucerys Velaryon) apuñale a su tío de 10 (Aemond Targaryen) con una daga en el ojo. 

También te recomendamos leer:
Lentillas de colores para Halloween que arrasan: máximo confort y seguridad

Pero si algo nos han enseñado las sagas de George R.R. Martin es que nadie les gana en cuanto al efecto shock y a violencia realista. El segundo hijo del rey Viserys I y Alicent Hightower tiene una fisionomía letal propia de los Targaryen que se acentúa aún más con la pérdida de uno de sus ojos, la considerable cicatriz que le queda en la cara y el ojo de zafiro que cubre con un parche de cuero. 

Hay quienes especulan que la pérdida de la percepción de la profundidad y de la visión periférica en el lado izquierdo juegan un papel fundamental en sus escenas de lucha y vuelo, haciendo que calcule mal las distancias y teniendo consecuencias catastróficas como lo fue el final de la primera temporada o lo que será una de las peleas más épicas de la segunda. 

5. Nick Fury de los Vengadores 

Este personaje misterioso es uno de los más importantes del universo Marvel y es uno de los más reconocibles por su inseparable parche en el ojo. A diferencia de otras figuras ficticias, el personaje al que da vida Samuel L. Jackson pierde el ojo de una forma no tan “heróica” y más simple: por el arañazo de Goose, el gato de Carlo Danvers. Lo que a simple vista parece un inofensivo rasguño, acaba suponiendo la pérdida del ojo izquierdo del agente de SHIELDS.

6. Ragetti de Piratas del Caribe 

Aunque pocos conocen su nombre, no podía faltar de nuestra lista este mediocre pero entrañable y caricaturesco pirata de un solo ojo. A pesar de que el nombre evoca a la palabra raggedy en inglés (andrajoso), en realidad proviene del suizo italiano donde rag=nada y etti=pequeño, por lo que su nombre vendría a ser algo como pequeña nada. 

En varias escenas lo vemos jugar con su ojo prostético de madera, mientras que en otras prefiere usar un parche. En propias palabras de Ragetti, las astillas del ojo de madera (a lo que tendríamos que añadir la falta de higiene) son bastante molestas y sueña con poder comprarse uno de cristal. Sin embargo, el ojo prostético de madera está presente en múltiples escenas, resultando ser una pieza fundamental de tramas como la de Piezas de 8. 

7. Buck de El origen de los dinosaurios (Ice Age 3)

Y si hablamos de personajes entrañables de un solo ojo, pocos son tan queridos como Buck, al que conocemos en la tercera entrega de la saga de la Era del Hielo. Esta comadreja con alma de lobo solitario empedernido tiene una pelea con Rudy, un dinosaurio albino que intenta comérselo pero solo consigue sacarle el ojo derecho

Tras conseguir escapar, Buck trepa a un árbol y confecciona el parche más original de nuestra lista con una hoja que envuelve alrededor de su cabeza. Curiosamente, a pesar de ser un dibujo animado, Buck muestra una gran complejidad emocional en lo que a la pérdida de su ojo se refiere. 

Este excéntrico pero leal personaje consigue vengar su ojo perdido y salvar a sus amigos en el intento, quedando en la memoria de grandes y pequeños como uno de los héroes más valientes y queridos de la gran pantalla, a pesar de su breve aparición. 

Cuando el que pierde un ojo no es un personaje de ficción

Rara vez vemos a los personajes de ficción tratar la pérdida de uno de los ojos como lo que es: algo muy grave. En la vida real, las personas que pierden la visión en un ojo ven mermadas sus capacidades para seguir con precisión objetos en movimiento, calcular distancias y también se ve afectada su percepción de la profundidad. 

Además de todo lo que esto conlleva, perder la vista en uno de los ojos también puede tener un gran impacto en la salud mental, ya que esta lesión se ha asociado con la soledad, el aislamiento social y sentimientos de angustia, preocupación, ansiedad y miedo.

Estamos acostumbrados a ver a los personajes de ficción arrancarse una tira de tela de la ropa y atársela heróicamente sobre el ojo lesionado para poder seguir enzarzados en la lucha como si nada hubiera pasado.  

Sin embargo, en la vida real, lo realmente valiente es tener que ajustarse a esta nueva realidad con tiempo, paciencia y algo de práctica. Los expertos recomiendan un periodo de adaptación de entre 6 y 9 meses en los que se pueden hacer ejercicios de agudeza visual como tareas cotidianas que antes estábamos acostumbrados a hacer con ambos ojos, desde escribir, servirse un café o jugar a tu deporte preferido.

5/5 - (4 votes)

Sobre el autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top