Saltar al contenido

¿Cómo es la visión de los recién nacidos?

30/06/2016

Aunque un recién nacido tenga los ojos muy abiertos, como queriendo captar todo lo que aparece por primera vez ante sus ojos, en realidad no ve prácticamente nada. La agudeza de la visión de los recién nacidos es mínima, 0’5 sobre 10, y su campo visual es de aproximadamente 40 grados, frente a los 180 grados que alcanzarán cuando sean adultos.
La visión de los recién nacidos no consigue distinguir los contornos de forma clara, ve contrastes de luces y sombras de forma borrosa, en una escala de blanco, negro y grises, ya que no distingue los colores, y solamente logra enfocar bien aquellos objetos situados a una distancia de entre 20 y 30 centímetros, casualmente, la distancia entre sus ojos y los de la persona que tenga al pequeño acurrucado contra su pecho.

Etapas de la visión de los recién nacidos

Durante el primer mes, el bebé todavía no sabe cómo controlar sus ojos e irá aprendiendo a enfocar y a seguir los objetos que se mueven, pero la visión del recién nacido sigue siendo borrosa y sin distinguir los colores.
Entre los dos y tres meses comienza a percibir algunos colores primarios pero no distingue los de tonalidades parecidas. El bebé puede ya fijar la mirada, seguir el movimiento de objetos en un campo de 180 grados, y las imágenes dejan de ser borrosas a una mayor distancia.
A los cinco meses el bebé, aunque percibe borrosos los objetos lejanos, ya ve a cualquier distancia, distingue los colores primarios muy contrastados y reconoce las caras habituales.
A partir de los 6 meses reconoce más caras, empieza a tener la percepción de profundidad, va distinguiendo los colores primarios y algunos secundarios, y busca objetos que se salen de su campo de visión para, a partir de los 12 meses, alcanzar la visión de los adultos.


Newsletter
Suscríbete a nuestra Newsletter