Saltar al contenido

¿Cómo afectan las gafas de realidad virtual a tus ojos?

La tecnología nos sorprende día a día con sus avances, y las gafas de realidad virtual son una de las últimas tendencias de moda. Así, muchos aparatos que hasta ahora sólo aparecían en las películas de ciencia ficción, ya los tenemos disponibles en las tiendas.
Es el caso de las empresas que han diseñado productos basados en sistemas de realidad virtual como el de la película ‘Minority report’, por ejemplo. Así se han desarrollado aparatos como el Airmouse, un ratón inalámbrico que se utiliza como si fuese un guante, Schematic, una pared multitáctil que permite interactuar con los contenidos y dispositivos publicitarios personalizados, o el Metromorph, un coche eléctrico que se integra con la pared del piso.
Si hablamos sobre las gafas de realidad virtual, existe un gran mercado de estos novedosos productos, con gran variedad de funcionalidades y de calidad: desde las más sencillas, que utilizan un smartphone para disfrutar de estos increíbles mundos virtuales, hasta las más sofisticadas, para las que se necesita un ordenador o una consola.

Posibles problemas de las gafas de realidad virtual

Los componentes más importantes de las gafas de realidad virtual, son las lentes y su pantalla dividida en dos partes. El sistema, o la aplicación correspondiente, proyecta una imagen distinta para cada ojo, dando una percepción de visión en tres dimensiones. Este sistema cambia la visión binocular a la que nuestros ojos están acostumbrados (donde vemos una imagen por ambos ojos), y el cerebro debe procesar dos imágenes distintas al mismo tiempo, algo que puede provocar fatiga tras una larga exposición a estas imágenes.
Otro de los posibles problemas para la visión, se debe a que la pantalla está situada muy cerca de nuestros ojos, lo que hace que deban estar constantemente enfocando lo que se muestra en ella. La acomodación ocular hace que los músculos ciliares estén relajados con la visión lejana, pero deben enfocar para la visión cercana. Además, la luz de la pantalla llega directamente a nuestros ojos.
Estos factores provocan un sobreesfuerzo en el sistema visual del organismo, por lo que un uso continuado de las gafas de realidad virtual, puede agotarlo y debilitarlo. Lo recomendable es hacer, ante todo, un uso moderado de las gafas de realidad virtual.

También te recomendamos leer:
¿Son las cataratas un problema exclusivo del avance de la edad?