Saltar al contenido

La relación entre visión y aprendizaje

28/12/2016

Visión y aprendizaje son dos aspectos que están muy unidos, puesto que una gran cantidad de la información que recibimos, durante la etapa educativa, nos llega a través de nuestros ojos.
En consecuencia, y de cara a un pleno aprendizaje de los niños, debemos tener en cuenta que los problemas de visión no siempre se detectan de forma sencilla durante la etapa infantil. Es muy importante que, tanto los padres como los profesores, conozcan cuáles son los indicadores de la existencia de problemas de agudeza visual y estén atentos a la aparición de cualquiera de esos indicadores.
Algunos de los indicadores de la existencia de un problema visual son:

  • Dificultad para colorear los dibujos sin salirse de los contornos.
  • Tener la cabeza muy pegada al papel.
  • Fatiga ocular.
  • Descoordinación entre el ojo y la mano.
  • Leer de forma lenta y guiándose con el dedo.

Los ojos contribuyen en un 80% del aprendizaje

Un 15% de los niños tienen algún tipo de problema visual, como miopía, hipermetropía, ojo vago o estrabismo, que suelen ser las afecciones más habituales hasta los 8 años de edad. Algunos problemas se pueden detectar desde los primeros meses de vida de los niños, por lo que es importante que el pediatra haga una revisión ocular antes de que el bebé cumpla un año. La siguiente revisión debería hacerse al comenzar la etapa de escolarización, cuando los niños cumplen tres o cuatro años. Para un niño con hipermetropía, resolver los problemas de su cuaderno puede suponer un dolor de cabeza y, para un miope, leer lo que pone en la pizarra resultará todo un reto.
Las revisiones oftalmológicas son fundamentales para garantizar un buen rendimiento escolar. Visión y aprendizaje van de la mano, y es que se estima que el 30% de los estudiantes que sufren fracaso escolar es debido a problemas de agudeza visual, ya que el 80% del aprendizaje nos entra por los ojos.

También te recomendamos leer:
Gafas de sol para niños, desde qué edad