Saltar al contenido

Gafas de sol graduadas

26/07/2017

De la misma forma que corregimos nuestros defectos visuales con unas gafas o unas lentillas, las gafas de sol también se pueden graduar para que, a la vez que bloquean los rayos del sol, nos permitan ver con claridad todo lo que ocurre a nuestro alrededor.

Estos cristales pueden ser monofocales, si necesito corregir una sola distancia, ocupacionales si necesitamos dos distancias (cercana y media), o progresivos si necesitamos tres distancias (cercana, media y lejana).

La calidad de visión de estas lentes es exactamente la misma que la de nuestras gafas graduadas blancas habituales, pero la principal ventaja que presentan los cristales de sol graduados es poder llevarlos mientras paseamos, estamos en la playa o miramos nuestro móvil sin tener que cambiar de gafas o vernos cegados por el sol.

Además, si nuestra graduación es muy alta, podemos reducir nuestros cristales graduados de sol para que pesen menos y tengan menos grosor, mejorando así nuestra comodidad y estética. O añadirle una capa antirreflejante en la cara interna de la lente que atenúa los reflejos laterales no deseados que inciden en los cristales de nuestras gafas, facilitandonos una visión más confortable y evitando deslumbramientos. 

El primer paso para elegir las gafas que mejor se adapten a nuestro problema visual, estilo y hábitos de vida es realizarnos una graduación y un chequeo completo. Con toda esta información, nuestro óptico podrá ofrecernos la mejor solución visual para nuestro caso particular. Pide cita.

Gafas de sol graduadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Newsletter
Suscríbete a nuestra Newsletter