Saltar al contenido

Cómo oímos hombres y mujeres

24/11/2016

Aunque hombres y mujeres pertenecemos a la misma especie, nuestros cuerpos son diferentes. A lo largo de miles de años, se han ido adaptado a las funciones sociales y físicas que hemos realizado. Así, hombres y mujeres percibimos, pensamos y actuamos de forma diferente.
Hasta hace pocos años, las mujeres eran las encargadas de criar a los hijos, por lo que su oído es casi como un radar que les ayuda a recibir y analizar los sonidos que se producen a su alrededor. El cerebro de las mujeres es capaz de oír el lloro de un bebé durante la noche, mientras que los hombres siguen dormidos plácidamente porque puede que no lo escuchen.
Otro ejemplo que diferencia los niños de las niñas es que con apenas una semana de vida son capaces de distinguir la voz de su madre y el llanto de otro bebé, entre otros sonidos que pueda haber en la habitación.
Las mujeres también diferencian mejor las distintas tonalidades en el volumen de la voz. Distinguen mejor los cambios emocionales, tomando sentido literal expresiones como ‘No me hables en ese tono’. Realmente la mujer es capaz de notar variaciones en las tonalidades en la voz que el cerebro realiza en función de las emociones .

Otras diferencias en el oído de hombres y mujeres

Si las mujeres tienen una mayor capacidad para distinguir los sonidos, los hombres son capaces de señalar directamente el lugar desde el que llegan esos sonidos. Esta habilidad, unida a su capacidad para identificar y poder imitar los sonidos que producen los animales, convertía a los hombres en eficientes cazadores.
Un estudio realizado con lechuzas por el Instituto de Tecnología de California, analizaba cómo estos animales transforman el sonido en un mapa espacial en tres dimensiones, con el que encontrar su origen. Según el estudio, los hombres parecen compartir con las lechuzas esta habilidad.


Newsletter
Suscríbete a nuestra Newsletter