Cuidar tus oídos para una mejor calidad de vida

Los oídos son uno de los órganos más importantes, es imprescindible cuidar de la salud auditiva para disfrutar de todos tus momentos y todas las compañías.

¿Qué son los defectos auditivos?

Una audición correcta es la que nos permite oír en todos los posibles escenarios, haya ruido de fondo o no y entender todo correctamente. El oído se divide en 3 partes: Oído externo, medio e interno.

  • El oído externo está constituido por la oreja, el conducto auditivo externo y el tímpano.
  • El oído medio es la parte del oído delimitado entre el tímpano y la ventana oval. El oído medio trasmite los sonidos del oído externo al oído interno.
  • El oído interno, Es una cavidad hermética cuyo interior está relleno de un líquido denominado linfa.

Es vital que todas las partes del oído estén correctas, por eso, es recomendable revisarse anualmente la audición para detectar problemas que se podrían evitar si se controlan a tiempo.

Completo Estudio Auditivo

Detectar alguna anomalía en el oído a tiempo es vital para poderlo corregir o en algunos casos frenarlo. Son muy recomendables las revisiones anuales del oído ya que nos permiten estudiar la salud y la capacidad de escucha y entendimiento de cada paciente. Nuestra característica principal es que cada persona puede padecer sus problemas de manera diferente y por eso, todas las revisiones que hacemos son personalizadas para cada paciente, nuestros gabinetes tienen la tecnología más actualizada y tenemos un equipo de profesionales dispuestos a buscar la solución más personalizada.

Conoce todas nuestras pruebas

El funcionamiento del oído

El oído está dividido en 3 partes: el externo, el medio y el interno. Y cada una tiene la siguiente función para oír algún sonido:

  • El sonido es recogido por el pabellón auditivo y canalizado a través del CAE hasta llegar al tímpano.
  • El tímpano convierte el sonido en vibraciones.
  • La cadena de huesecillos se pone en movimiento por las vibraciones, transfiriéndolas a la cóclea (caracol).
  • El fluido en la cóclea comienza a moverse, estimulando las células ciliadas que se encuentran en el interior.
  • Las células ciliadas crean señales eléctricas que son recogidas por el nervio auditivo.
  • El cerebro proceso las señales eléctricas y las interpreta como sonido.

Consejos para cuidar tus oídos

  • Evitar los ruidos intensos sin protección adecuada (Recomendar tapones anti ruido)
  • Evitar usar reproductores de música durante más de una hora/día, y mantener el volumen por debajo del 60%.
  • Usar tapones y secarse los oídos después de cada baño y en la piscina, para evitar la humedad en el CAE y evitar problemas.
  • Evitar la entrada de líquido o humedad en los oídos con supuración o historia de perforación para evitar dolor e infecciones.
  • No introducir objetos ni bastoncillos en los oídos para evitar crear tapones o dañar la membrana y el interior.
  • Pacientes con alta sensibilidad auditiva, no deben protegerse de los ruidos, sino convivir con ellos para conseguir que los sonidos cotidianos dejen de ser dolorosos.
  • Tinnitus o acúfenos: Ruido/pitidos/zumbidos percibidos sin fuente externa sonora. Es necesario habituarse al acufeno y convivir con él.
  • Es recomendable revisarse anualmente si se tiene historial de antecedente familiar de pérdida auditiva o la edad es igual o superior a 60 años.