¿Qué es un cristal progresivo?

A partir de los 40/50 años, la visión cercana comienza a ser incómoda y se comienza a experimentar una visión borrosa en su campo de visión cercano. Para compensar esta diferencia entre la visión de cerca y la de lejos, se utilizan los cristales progresivos. El cristal progresivo corrige los tres campos visuales en la misma lente: la distancia de cerca, distancia media y de lejos. De esta manera se consigue corregir la visión en todas las distancias.

Con la edad, se puede producir una dificultad de enfoque a corta distancia, conocida por el nombre de presbicia. Esta está relacionada con la pérdida de elasticidad del cristalino, y conlleva una diferencia de graduación entre la zona de visión de lejos y la zona de visión de cerca. Para corregir con un mismo cristal las graduaciones en función de las distancias se utilizan los cristales progresivos. Los cristales progresivos consiguen un resultado óptimo en todas las distancias, no siendo necesario el cambio de gafas.

lentes y cristales progresivos