Saltar al contenido

La amenaza del ruido para nuestros oídos

Muchas personas que viven o trabajan en ambientes ruidosos, con el tiempo, parecen acostumbrarse a ellos. La realidad es que en cierto modo nos acostumbramos a estos sonidos, el oído se adormece y parece regularse al entorno acústico, dejamos de oír el ruido y también otros sonidos.
El resultado es una hipoacúsia (pérdida parcial de la capacidad auditiva) permanente.
Incluso riesgos aparentemente bajos, pueden provocar daños irreparables. La exposición habitual a ruidos que superen los 80 dB (decibelios). Puede provocar sordera irreversible, o síntomas como ansiedad e irritabilidad.
Deberíamos plantearnos empezar por la prevención:

Aquí  tenéis una imagen bastante descriptiva de diferentes ruidos y su valor aproximado en dB.

Detalle orientativo  para ambientes ruidosos

Nivel de Ruído Recomendación
80 dBA Se recomienda la utilización de protectores auditivos.
85 dBA Es necesaria la utilización de protectores auditivos.
87 dBA Nivel de ruido máximo incluso utilizando protección auditiva.

También te recomendamos leer:
¿Reticente a usar audífonos? Estas son todas las garantías que te ofrecemos