Saltar al contenido

¿Estás embarazada y ha empeorado tu visión?

¿Has notado que ves peor desde que te quedaste embarazada? No te preocupes, ¡Es normal!
Algunas mujeres experimentan cambios visuales durante el embarazo. Las variaciones hormonales propias de la gestación pueden alterar de forma temporal el grosor de la córnea, causando visión borrosa y haciendo necesario utilizar gafas o actualizar su graduación.
Además, en ocasiones, una mayor sequedad ocular puede aumentar la incomodidad con las lentes de contacto.
Es conveniente revisar la graduación de las gafas si los cambios son grandes, y evitar tareas como la conducción nocturna si existen problemas de visión.
La buena noticia es que todo vuelve a la normalidad tras la llegada del bebé.

También te recomendamos leer:
Por qué se taponan los oídos durante un vuelo (y cómo evitarlo)